Radiohead nos cuenta algunas de sus obsesiones y ansiedades durante la época de OK Computer

RADIOHEAD

Ahora que se acaba de cumplir un año del lanzamiento de último – y gran – disco de Radiohead, A Moon Shaped Pool, tenemos ya a poco más de dos semanas el vigésimo aniversario de quizás la obra más importante e influyente del grupo de Oxford, Ok Computer. La celebración de un álbum tan importante, catalogado por algunas publicaciones como la obra más influyente de los 90, merece unos fastos dignos de su grandeza. De este modo, la banda británica tiene preparado el lanzamiento de una exquisita reedición de Ok Computer en edición especial con numerosos extras, caras b, etc.

Mientras se acerca el lanzamiento, Radiohead han concedido una jugosa entrevista a Rolling Stone donde analizan las obsesiones, ansiedades y frikadas que envolvieron la grabación de esa obra maestra de la música que es Ok Computer. Para comenzar, Thom Yorke confiesa que por aquel entonces se encontraba en un estado catatónico, “la persona que veía cuando me miraba al espejo no paraba de decir, eres una mierda, todo lo que haces es una mierda, no hagas eso, es una mierda”.

Durante la gira previa a la grabación del disco, Radiohead acompañaban a Alannis Morrisette y durante los conciertos Johnny Greenwood recuerda los largos solos de órgano que interpretaba delante de cientos de inmóviles adolescentes desesperadas, mientras que gran parte del público se encontraba sentado comiendo sus alitas de pollo. “Nosotros intentábamos que se ahogaran con sus huesos”, comenta el guitarrista.

Sobre la grabación que se realizó en gran parte en la mansión Saint Catherins, cerca de Bath, el cantante confirma que se trataba de una mansión encantada y que el fantasma le hablaba mientras estaba dormido.  “Una mañana”, cuenta York, “me levanté después de escuchar voces durante toda la noche y decidí que tenía que cortarme el pelo con unas tijeras de una navaja, pero no quedé muy bien. Al bajar las escaleras y verme todos preguntaron, ¿va todo bien Thom? Phil me cogió con delicadeza y me rapó entero. La paranoia que sentía en ese momento estaba iba dirigida hacia la manera en que las personas se relacionan entre sí, todo expresado desde un lenguaje tecnológico”, apunta el cantante.

El grupo también comentó sobre la grabación de su último LP A Moon Shaped Pool, y las dificultades de la misma por la reciente separación del cantante de su esposa Rachel Owen, quien en ese momento se encontraba luchando contra el cáncer y que posteriormente fallecería. Ed O’Brien declara que “cuando salió el disco no estábamos en disposición de hablar sobre el mismo, era muy duro para nosotros hacerlo” y Thom Yorke añade sobre esos momentos que “había muchas dificultades y todas al mismo tiempo, fueron tiempos difíciles para nosotros y nuestra gente, fue un milagro que pudiéramos terminar de grabar el disco”.

No cabe duda que la entrevista desvela algunos pasajes y anécdotas del grupo desconocidos por el gran público y a las adversidades a las que Radiohead se ha tenido que enfrentar en numerosas ocasiones. Por eso no es extraño que ante las dificultades, la obra musical del grupo siempre termine siendo grandiosa.