PWR BTTM rompen su silencio para rechazar las acusaciones de agresión sexual

PWR BTTM

En las últimas semanas, PWR BTTM se han convertido en protagonistas de numerosos artículos por las acusaciones de agresiones sexuales que se han realizado hacia uno de sus miembros, Ben Hopkins, y las posteriores reacciones de su entorno, ya que tanto su sello y agencia de representación han decidido cortar su relación con la banda ante la gravedad de los hechos de los que se les está acusando, y que también ha visto como la mayoría de su gira quedaba cancelada

No habíamos sabido de la banda desde su comunicado inicial en el que se mostraban sorprendidos por las acusaciones, pero ahoraha un vuelto a dirigirse a sus seguidores en redes sociales con unos largos comunicados de cada uno de los miembros del dúo por separado y otro común como banda, y en los que rechazan las acusaciones vertidas sobre ellos.
Os traducimos sus declaraciones a continuación para ser lo más fieles posibles ante un tema tan delicado.

Para empezar, el comunicado del propio Ben Hopkins:

Lo que ha ocurrido en los últimos días ha sido emocionalmente abrumador y difícil de comprender. El jueves pasado, me enteré de que un individuo anónimo había hecho una acusación de agresión sexual contra mí. Esta acusación fue devastadora para mí, ya que es contraria a la forma intencional en que busco interactuar con los que me rodean. Al digerir las acusaciones, traté de averiguar quién podría ser el individuo para intentar reconciliar lo que había leído con mi recuerdo de cualquier interacción sexual en particular. He esperado para responder al artículo publicado en Jezebel porque las declaraciones hechas sobre mí por la fuente anónima no se corresponden con ninguna experiencia sexual que haya tenido.

A lo largo de los últimos días, pude averiguar quién era esa persona basado en lo que estaba leyendo y mis conversaciones posteriores con Liv. No voy a violar el anonimato de la persona entrevistada en el artículo de Jezebel, pero dada la grave naturaleza de lo que fue publicado y su impacto, tengo que aclara sus acusaciones y proporcionar una perspectiva de los detalles. Nos conocimos la noche antes de un concierto en marzo de 2016 y pasamos la mayor parte del día siguiente juntos. Después del concierto, me invitó a volver a su casa y finalmente mantuvimos relaciones sexuales. Basándome en la naturaleza de nuestras conversaciones y nuestras interacciones, entendí que nuestras interacciones eran totalmente consensuadas. Nos mantuvimos en contacto durante varias semanas intercambiando textos e imágenes. Más tarde, ella me preguntó si podía quedarse conmigo en mi casa, donde volvimos a tener relaciones sexuales varias veces más en el transcurso de esos días. Una vez más, entendí que estas relaciones eran totalmente consensuadas, sobre todo porque nuestra continua comunicación seguía siendo mutua, positiva y recíproca. No nos vimos mucho después de eso, pero cuando lo hicimos fue totalmente agradable y continuamos intercambiando mensajes, incluso alguno en marzo de este año. No tenía ninguna indicación antes de la semana pasada de que tenía alguna preocupación acerca de nuestra interacción.

La semana pasada me enteré de que, en febrero de este año, esta persona había expresado sus preocupaciones a los demás sobre lo que había ocurrido entre nosotros. Yo acepto y respeto plenamente el derecho de esta persona a hablar de cualquier manera o foro que ella elija, incluso en un post de Facebook o anónimamente a un reportero de Jezebel. No disminuye la experiencia o la percepción de esa persona. Después de la sorpresa inicial al ser conocedor de sus preocupaciones, he tratado de entender su experiencia de nuestra relación. Sería contrario a mis valores atacar, culpar o avergonzar a alguien que esté usando su derecho a expresarse y contar su experiencia  de forma que otros rindan cuentas, incluso cuando – o especialmente si – el individuo que buscan que se responsabilices soy yo mismo. Comprendo plenamente que las opiniones de alguien acerca de la dinámica de las relaciones íntimas pueden cambiar y no siempre son evidentes en el momento en el que ocurren. Mientras que estoy abierto a entender la perspectiva de esta persona, rechazó determinantemente el relato tal y como se expresa en Jezabel. Estoy firmemente comprometido con el consentimiento, la comunicación y la expresión mutua del interés sexual. Las acusaciones en Jezabel están directamente en conflicto con mi experiencia, ya que no es mi práctica de mantener relaciones sexuales sin protección, sin discutir el asunto con mi pareja, o participar en la otra conducta alegada en el artículo Jezebel. Dicho esto, de acuerdo con mi compromiso con mis principios, creo que es mi responsabilidad ser responsable ante la perspectiva de este individuo y honrarla en consecuencia.

Una cosa más. He visto comentarios de personas que plantean sus preocupaciones acerca de que haya sobrepasado los límites cuando he saludado a nuestros fans después de nuestros conciertos, algo que Liv y yo hacemos después de cada actuación, haciéndonos selfies y agradeciendo a la gente por haber venido a vernos. Esta es, una vez más, una noticia increíblemente impactante para mí, ya que la seguridad y el bienestar de los fans de PWR BTTM es la preocupación más importante que tengo como miembro de esta banda dentro y fuera del escenario. Si mi contacto físico ha hecho que alguien se sienta incómodo, me disculpo sinceramente y trabajaré duro para tener una mayor conciencia de los límites de ahora en adelante y de acuerdo con nuestro compromiso con nuestros fans.

 

Por su parte, faltaba la opinión de la otra parte de la banda, Liv, que así se ha expresado:

En febrero, contacté con la persona anónima entrevistada por Jezebel, alguien a quien conocía casualmente, después de oír que había hecho terribles acusaciones sobre Ben en un foro privado de Internet. Mi intención al hacerlo era obtener más información y que supiese que estaba a su disposición en el caso de que pudiera ser de cualquier ayuda. Nuestra conversación fue amable, pero terminó sin un plan específico de cuáles eran los próximos pasos a seguir. Sobre la base de nuestra conversación, mi conclusión fue que ella no quería que yo compartiera su identidad con Ben a menos que tuviera su permiso explícito para hacerlo, y le aseguré que no lo haría.

Después de nuestra conversación, quería hablar con Ben las cuestiones que había planteado, pero rápidamente me di cuenta de que hacerlo revelaría inevitablemente su identidad. No sabía cómo proceder ni sabía dónde buscar consejo sobre cómo avanzar.

Después de que Ben averiguara la identidad de esta persona el viernes, decidí que mi información retenida ya no protegía su privacidad e informé a Ben sobre la conversación que ella y yo tuvimos.

 

Y finalmente, ambos como banda:

Como algunos de vosotros ya sabéis, creamos una dirección de correo electrónico independiente a mediados de mayo para que cualquier persona con información relevante para la situación que se estaba desarrollando pudiese compartir lo que sabían al respecto. En ese momento pensamos que era lo correcto. Ahora vemos que estábamos poniendo la responsabilidad a los demás para hacer algo que sólo funciona si es lo que quieren hacer. Hemos llegado a la conclusión de que no hay una forma viable de hacer lo que estábamos tratando de lograr, con el resultado de que vamos a cerrar esa dirección de correo electrónico (no hemos visto y no veremos ningún correo electrónico que se pueda haber enviado allí hasta la fecha).

Por último, a nuestros fans, a nuestros amigos, a nuestra familia y a aquellos que nos han apoyado sin dudarlo, y que siguen haciémndolo: gracias desde el fondo de nuestro corazón. Haber disfrutado el apoyo entusiasta de tantas personas increíbles a lo largo de nuestras carreras de música ha sido una bendición. Nos encanta componer música, nos encanta compartir nuestra música con los demás, y nuestro mayor deseo es volver a tocar juntos pronto.

 

Os dejamos el original a continuación por si queréis leerlo en inglés: