Primavera Sound (sábado): PJ Harvey reina en la jornada final de un magnífico fin de semana de música

PRIMAVERA SOUND 2011

Amigos, ya se ha acabado el Primavera Sound. Hoy, mientras descansamos y nos recuperamos del intenso fin de semana, recordamos los numerosos buenos momentos que hemos vivido en los últimos días y que os hemos intentado contar tanto aquí como en nuestro twitter (siempre que el 3G del Fórum nos ha dejado).

Así que vayamos a la jornada del sábado, que es la que nos queda por contar. El día arrancaba con la actuación de Yuck, otro de los grupos revelación del año, quienes ofrecieron de forma brillante los temas de su debut a pesar de lo criminal del horario que les tocó.

Después, nos decidimos a probar uno de los escenarios que aún no habíamos visitado, el Salón Smint MySpace, donde asistimos a una muy especial sesión casi privada de Cuchillo, buen aperitivo justo antes de uno de los conciertos más esperados de la noche.

Muy pronto para ser un cabeza de cartel y una actuación tan esperada, llegó el concierto de los Fleet Foxes, una de esas bandas cuya presencia en nuestro país se hacía esperar. Con su segundo trabajo Helplessness Blues bajo el brazo, la voz de Robin Pecknold sonó magnífica para un abarrotado Escenario San Miguel, trasladando a todos los presentes a un lugar muy lejano gracias a sus armonías vocales a la vez que el sol comenzaba a ponerse sobre Barcelona.

Según iba acercándose el final de su actuación, muchos tuvieron que tomar una difícil decisión: más música o final de la Champions. Nosotros lo tuvimos clarísimo y nos marchamos a ver a los Einstürzende Neubauten en el escenario Ray-Ban. Y no nos arrepentimos, porque fue un auténtico espectáculo, una delicia para todo aquel aficionado del sonido industrial. Allí vimos de todo, planchas de metal, taladradoras, percusiones con máquinas industriales y mucha mucha energía.

Un tiempo magníficamente empleado antes de otro de los puntos imprescindibles de la jornada. PJ Harvey se presentaba en Barcelona para presentar su brillante último álbum, Let England Shake. Caracterizada con un radiante vestido blanco y un tocado de plumas a juego en la cabeza, la señorita Polly Jean intercaló temas nuevos y clásicos antiguos de forma brillante. Concierto superlativo. Tanto para el que ya era fan como aquel que acaba de descubrirla. Muy grande.

Tras recorrernos el Parc del Fórum de un extremo a otro, llegamos a tiempo para ver a Mogwai en el Escenario Llevant. Como siempre ocurre con los de Glasgow, el concierto fue un continuo subidón, con una música altamente hipnotizante que hizo que todos los que allí estábamos alcanzásemos una especie de clímax musical. Un clásico que nunca falla.

Y para entonces llegó el turno de otra de las bandas más esperadas del fin de semana, Animal Collective, que sí actuaron pese a los rumores que se habían ido extendiendo por el Fórum afirmando lo contrario. Su actuación se basó en una premisa: hacer bailar al público. Eso sí, Animal Collective no son una banda fácil. Siempre experimentales, comenzaron a probar nuevas canciones que crearon cierto estupor entre muchos entre el público, que esperaban un setlist que encadenase temazo tras temazo. Menos mal que, entre medias, llegó un Brothersport que definitivamente sí hizo bailar al Escenario San Miguel.

La fiesta continuó a lo largo de la noche, había muchas razones para celebrar y pocas ganas de que el Primavera Sound llegase a su fin (aunque aún quedaban las actuaciones del domingo en el Poble Espanyol).

En definitiva, ha sido un fin de semana sobresaliente en el aspecto musical, aunque hay que resaltar ciertos problemas organizativos. Primero, el ya comentado tema de la tarjeta, está bien modernizar los sistemas e intentar agilizar las colas, pero si vas a estrenar un nuevo mecanismo así de importante, aségurate antes al 100% de que va a funcionar. Si no, ni lo intentes.

Segundo, el sonido, muy mejorable en varios de los escenarios, quizá donde más en el Llevant, donde dependiendo de donde te situases parecía que estabas escuchando dos conciertos diferentes. También, con la ampliación de aforo y superficie, el Primavera Sound corre el riesgo de masificación, algo que ya se ha podido intuir este año pero que también era de esperar.

Aún así, sigue siendo uno de los festivales más importantes no sólo de nuestro país, sino de toda Europa, jugando en la misma división que Glastonbury o el FIB, entre muchos otros. Ya estamos contando los días para la edición 2012…