Os contamos la lucha de un pamplonés contra la desaparición del Festival Tres Sesenta

TRES SESENTA FESTIVAL

Hoy nuestra noticia gira en torno al desaparecido Festival Tres Sesenta, y a la lucha de Adolfo Moreno Arratibel, un melómano e inconformista pamplonés, en su particular batalla contra de la desaparición del mencionado festival.

El Festival Tres Sesenta era un evento clave para la ciudad de Pamplona. Durante tres días en el segundo fin de semana del mes de junio, la ciudad se transformaba para dar cabida a los más de 15.000 amantes de la música indie y de la gastronomía que acudían cada año para disfrutar del festival. Tras 5 ediciones, se le consideraba como uno de los referentes musicales del norte de España, que como otros festivales contaba con numerosas actividades paralelas, dotando a la ciudad de Pamplona de un impacto económico muy importante.

En las cinco ediciones del festival han pasado artistas y grupos como Andrés Calamaro, Vetusta Morla, Berri Txarrak, Pet Shop Boys, Amaral, Izal, Lov of Lesbian, León Benavente, Xoel López, The Gift, Loquillo, Lori Meyers, Belako, Was, Buzzocks, IS Tropical, Supersubmarina o El Columpio Asesino, entre otros.

La sorpresa llegaría cuando el pasado mes de marzo del 2017 en declaraciones de prensa por parte del Ayuntamiento de Pamplona, Cultura Gobierno de Navarra, InOut Conciertos, Get In Music y Esmerarte Industrias Creativas, anunciaron el aplazamiento del festival durante esa edición, para “rediseñarse y volver en 2018“.

Al leer esta noticia, Adolfo se temió lo peor, y vaticinó la desaparición del Tres Sesenta, a lo que muchos le tacharon de incrédulo.

Para desgracia de muchos, las sospechas de Adolfo se confirmaron con la noticia del nacimiento de un nuevo festival en la ciudad, el Turmalina Fest, que tendrá lugar el día 9 de junio del 2018 en la Ciudadela de Pamplona.  Un festival también organizado por InOut Conciertos, y que parece ser el elegido para sustituir al Tres Sesenta, puesto que coincide en fecha, y en los medios no hubo mención alguno al ya desaparecido festival, lo que supuso un mazazo para todos los fans y asiduos del mismo.

Adolfo, al saber de la desaparición del Festival Tres Sesenta, quiso ponerse en contacto con la organización del festival, así como con los responsables de cultura del Ayuntamiento de Pamplona, para saber si volvería tal y como habían prometido, o definitivamente lo daban por desaparecido así sin más. A muchos, como a él les parecía totalmente injusto que no hubiese ninguna explicación al respecto, y se sintieron engañados, puesto que eso no era lo que públicamente se había dicho en los medios.

Tras la decepción inicial, Adolfo, luchador e inconformista donde los haya, decidió no quedarse impasible e iniciar su particular batalla contra esta desaparición, que no contra el Turmalina Fest, que quede claro, y poco a poco, su protesta se está haciendo eco en varios medios.

Inició su lucha contra gigantes a través de las redes sociales compartiendo este original vídeo:

 

Aunque muchos le dicen que a día de hoy es una guerra perdida, él no desiste y ha decidido mandar el siguiente manifiesto a todos los medios posibles:

 

Política, mentiras y tomaduras de pelo

Adolfo Moreno Arratibel

Como se suele decir, el tiempo pone a cada uno en su sitio y da la razón a quien verdaderamente la tiene.

Pues bien, este es el caso del Festival Tres Sesenta, un festival de música un poco más alternativa que había en Pamplona-Iruña, que atraía a mucho público de fuera, que generaba dinero y sobre todo que daba respuesta a aquellas personas que llevábamos mucho tiempo esperando un evento así es esta nuestra ciudad.

Por desgracia el año pasado, la propia organización y las empresas promotoras del mismo declararon el 15 de marzo de 2017 en todos los medios de comunicación lo siguiente:

«El Tres Sesenta Festival de la Ciudadela no se celebrará este año:

Las empresas promotoras han afirmado que el evento se toma un año sabático con el fin de rediseñarse y volver en 2018’.

He aquí que tras estas declaraciones, un servidor, predijo que eran excusas baratas y que finalmente este muy querido evento iba a desaparecer.

Pues bien, por desgracia así ha ocurrido. Hace algunas semanas anunciaron la agenda de festivales en las cuales no estaba el mencionado y había aparecido una especie de amago de sustituto del mismo, uno llamado Turmalia Fest.

Si bien este intento de contentar a aquellas personas que estábamos esperando el regreso de nuestro festival, se queda en agua de borrajas, ya que sólo es un día, hay 3 conciertos acústicos, y el cartel es bastante flojo en comparación con lo que venía siendo el Festival Tres Sesenta.

Con todo esto se demuestra lo poco o nada que importamos las personas, lo mucho que pasa olímpicamente el Ayuntamiento de Pamplona, el Departamento de Cultura de Navarra y sus patrocinadores de la gente. Me parece lamentable que se queden tan inmunes después de haber mentido públicamente, y ahora ofrecernos esta pobre alternativa.

Aquí ha quedado bien claro la política de cultura de estos nuevos gobernantes, no hay más que mirar que tipo de eventos reciben apoyo, que imagen pretenden dar al exterior, y sobre todo lo mucho que les importa la opinión de su gente.

De nuevo, muchas gracias por fastidiar el que era para mí y mucha otra gente (las cifras de asistencia lo demuestran) un festival que daba una imagen renovada de esta nuestra ciudad, que atraía a mucha gente de fuera y esto a su vez incentivaba la economía de muchos establecimientos. Gracias por no importarles un carajo, por tomarnos por tontos, pero no se crean que nos toman el pelo, algunos seguiremos dando guerra hasta que se nos escuche de una vez por todas.

Como siempre ¡¡Mil gracias por nada!!

 

A día de hoy ya han sido varios de ellos, como Diario de Navarra, Diario de Noticias de Navarra y Naiz, los medios que se han hecho eco de su queja, bueno y ahora nosotros, claro. Y según Adolfo esto no acaba aquí, pues está pensando en más acciones para que su lucha no caiga en saco roto. Seguiremos de cerca sus acciones, y ojalá consiga una respuesta.

Admiramos a la gente como Adolfo, que lucha contra las injusticias y las mentiras, y que ante todo es un gran amante de la música.