Nacho Vegas rompe su silencio e inicia gira con Resituación

NACHO VEGAS

Pocos artistas de primer nivel han tenido más en vilo a su parroquia en los últimos meses que Nacho Vegas. Tras La Zona Sucia y Cómo Hacer Crac, ambos de 2011, el asturiano interrumpió su habitual fertilidad compositiva e inició un paréntesis discográfico que para muchos se antojó inquietante. La tendencia a la concisión, a la simplificación, de las canciones de la primera obra apuntada dividieron a muchos de sus seguidores, avivaron no pocos debates sobre la conveniencia de esa actitud en un músico tan dotado para el drama y la divagación. En lo referente al EP, tampoco se detectó la euforia casi unánime que inspiraran sus primeras publicaciones. Es bastante probable que ese cariz socio-político que le distinguió provocara la añoranza del Vegas más íntimo, más autoreferencial de su primera etapa.

Pues bien, el flamante Resituación, uno de los discos más esperados de 2014, uno de los casos en los que apelar a esta frase más merecido y menos tópico resulta, ha liquidado el suspense de raíz. Que las canciones rebosen inspiración será opinable y dependerá de gustos, como casi todo, pero lo que es incontestable es que Nacho Vegas no ha perdido la lucidez. Tampoco el compromiso. Y, menos que nada, la coherencia. La debacle social y política que a tantos nos afecta o nos amenaza planea sobre la obra de principio a fin salvo contadas excepciones, como la hermosa Luz De Agosto En Gijón. La mordacidad, el sarcasmo y la pluma sutil y combativa que exhibió en Cómo hacer Crac tienen en este álbum una evidente continuación. Los dardos y los lamentos al respecto son más explícitos que nunca, pero cualquiera que haya seguido su carrera y su vida con un mínimo de interés conocerá el posicionamiento y las inquietudes de este hombre, así como temas puntuales (Nuevos Planes, Idénticas Estrategias) donde ese marco sociopolítico estaba ya más o menos sugerido.

Considerando que, por desgracia, pocas veces en la historia reciente de este país el drama íntimo de sus ciudadanos ha estado tan tristemente ligado a la realidad política y económica, no es de extrañar que Vegas haya tomado la decisión de alejarse del yo y centrarse en la comunidad, en los indefensos, que diría él. En ponerles voz y transmitir tanto su malherido deambular como sus arrebatos de orgullo y dignidad. Temas como Actores Poco Memorables, Ciudad Vampira o Runrún representan ese espíritu, y la curiosidad y el deseo por escucharlas sobre un escenario es innegable. Aunque tampoco faltan los homenajes individuales, como los encontrados en Adolfo Suicide o Rapaza De San Antolín. Los protagonistas de los tributos son, respectivamente, Adolfo P. Suárez, autor de la portada de La Zona Sucia, y la cantante folk Lorena Álvarez. Quien tilde de oportunista o monotemático a nuestro protagonista que revise sus teorías, que se documente. Y quien desee comprobar el estado de forma de uno de los artistas más necesarios de la actualidad, que no deje escapar esta gira, respaldada al igual que el disco por Marxophone, y se arme de optimismo. Como Resituación, tendrá todo el sentido del mundo.

NACHO VEGAS 2014

– Sábado 10 de mayo, BILBAO (Kafe Antzokia)
– Jueves 15 de mayo, MADRID (Joy Eslava, Sound Isidro) +Pablo Und Destruction.
– Viernes 16 de mayo, MADRID (Joy Eslava, Sound Isidro) +Pablo Und Destruction
– Miércoles 21 de mayo, VALENCIA (La Rambleta)
– Jueves 22 de mayo, BARCELONA (Barts, Festival de la Guitarra)
– Viernes 13 de junio, VALLADOLID (Porta Caeli, SON Estrella Galicia)
– Sábado 14 de junio, SANTIAGO (Capitol, SON Estrella Galicia)
– Sábado 16 de agosto, ARANDA DE DUERO (Sonorama Ribera)