Nacho Vegas presenta Canciones populistas en el Festival del Mil·leni

Nacho Vegas - Crazyminds.es

El concierto del asturiano Nacho Vegas en el modernista Palau de la Música Catalana se puede leer de muchas maneras, todas ellas simbólicas: la presentación de Canciones populistas como paradigma del cancionero popular en la sede del Orfeó Català, fundado por la burguesía barcelonesa para ampliar la cultura (y, de rebote, influir ideológicamente en plena efervescencia de la Reinaxença) a las clases populares; también es la afirmación de la canción protesta en uno de los espacios simbólicos de la cultura del pelotazo (caso Millet), un cancionero dedicado a la lucha de las PAH en el nido de corrupción de la escuela convergent. Por otro lado, el Palau ha sido históricamente el lugar de consagración de artistas de la Nova Cançó, y ha cumplido su labor de acercamiento de la música popular al acervo cultural, al mismo tiempo que la música sinfónica y coral.

Lo que no cabe ninguna duda es que Nacho Vegas, uno de los portavoces más sinceros de la música política (¿y cuándo la música no es política, incluso en su aspecto más hedonista?), no necesita esforzarse mucho para dejar prendados a los oyentes, y el cliché tan manido de “marco incomparable” (quien haya asistido a algún concierto en el Palau lo puede testificar) deja de ser cliché cuando la música toma el protagonismo en una de las salas con mejor acústica de la ciudad, junto con L’Auditori i el Liceu. Nuestra recomendación es no dejar pasar la ocasión: un artista en estado de gracia, al que acompañará el Coru Internacional Antifascista Al Altu La Lleva, que colabora en el EP Canciones populistas; un marco incomparable de verdad de la buena y un momento histórico, con la irrupción de las confluencias en la vida política del país, que está cambiando los paradigmas y el panorama. Canciones populistas y populares, a medio camino entre el folk, Woody Guthrey, Bob Dylan y cosas que hacen crac y que, aun amargas, suenan bonitas.