Mujeres en la música: Patti Smith

PATTI SMITH

Voy a ser sincero. Hasta hace poco casi no sabía nada sobre Patti Smith. Sí, había oído hablar de ella, me había fijado en los carteles que algunos años parecían en Barcelona con motivo de alguno de sus conciertos y en casa teníamos el vinilo de Horses, tan gastado y rayado que ni siquiera funcionaba. Para mí era una de esas estrellas del rock que sabes que están ahí, que por lo visto son alguien importante pero las que no les dedicas demasiado tiempo porque crees que su tiempo ya pasó. Bendita ignorancia.

El 29 de mayo de 2015 a media tarde yo estaba con los ojos como platos viendo como “la madrina del punk” arrancaba una a una las cuerdas de su guitarra al final de su actuación en el Primavera Sound. La explanada del Forum de Barcelona estaba a reventar y pese lo que suelen ser los grandes festivales, el público disfrutó del concierto con un respeto hacia la artista que pocas veces he visto. Y es que a sus casi setenta años, Smith estaba demostrando sobre el escenario no solo que ha sido una de las mayores influencias en el rock y el punk sino que seguirá siéndolo durante muchos años.

A partir de ese momento quise conocer más sobre su carrera. Cuando uno quiere adentrarse en la trayectoria de un artista que lleva años y años dando guerra es difícil decidir por dónde empezar. Con Patti Smith es bastante sencillo. Porque Horses, su primer álbum, lo es todo. Publicado en 1975, fue un golpe sobre la mesa, una advertencia y un “las mujeres también sabemos hacer rock”. Michael Stipe, de R.E.M, escuchó el disco cuando tenía 15 años. Lo único que pudo decir es “tengo que montar una banda”. Imaginen.

Durante toda su carrera, Smith ha sido una artista con la que muchísimos músicos de primera línea han querido colaborar. Los Rolling Stones, Bruce Springsteen, Sonic Youth o Lou Reed vieron la necesidad de impregnarse del talento y de la pasión que le mete la de Chicago a sus directos. Una pasión que ella misma ha sentido por otros músicos, como Bob Dylan. Fue tanta la emoción que sintió cuando este le pidió que acudiese en su lugar a recoger el Nobel de Literatura que Patti tuvo que parar durante su interpretación para reponerse y calmar los nervios.

Siento que todavía me queda mucho, muchísimo por descubrir sobre ella. Y me sorprende que hasta 2015 no supiese casi nada sobre alguien que ha dejado una huella tan grande en la música de los últimos 40 años. Esperemos que la energía y la pasión le duren muchos años más y que podamos seguir disfrutando de los feroces directos de “la madrina del punk”.

More from Javier Garriga

Extraperlo: “A nivel de directo, de concepto de grupo, estamos en muy buen momento”

Tres discos después, Extraperlo quieren que sigas bailando. En lo que llevamos de...
Read More