MTV MADRID BEACH (JUEVES): Fucked Up, Triángulo de Amor Bizarro y Nothink

Fecha: 1 de Septiembre de 2011

Lugar: Madrid Río (Madrid)

Poco ambiente MTV se respiraba el pasado jueves en la explanada del Rey. Cuando la tarde amenazaba lluvia nadie esperaba que aún sin ella, horas más tarde, sería escaso el cúmulo de gente que acudiría al estreno de la nueva playa de Madrid. La primera edición de MTV Madrid Beach comenzaba su primer día en un recinto preparado para recibir a 10.000 personas con más gente en los alrededores que dentro de él.

El festival, que se celebraba entre el Puente del Rey y la avenida de Portugal, se ofrecía como una buena oportunidad para disfrutar de la nueva obra junto al río Manzanares y que, además, prevé suponer en un futuro, un reclamo de turismo en la capital dando a conocer Madrid Río, por lo que cuenta con el especial apoyo del ayuntamiento. “Un cartel nacional e internacional de pop, rock o indie para todos los públicos y muy atractivo”, un cartel que quizás se quedó corto pero siempre teniendo en cuenta que es con el tiempo cuando estas iniciativas mejoran.

Desde las seis, ya se daban las primeras exhibiciones de skate y BMX y la música empezaba a sonar hasta que, con total puntualidad, apareció el primer grupo del día, Nothink, una banda de rock española que estuvo acompañada de un público joven y enérgico, al que agradecían: “Estamos encantados de ver a tanta gente joven, está bien ver a gente mayor y joven, la música debería ser universal”

Tras ellos, llegaron Triángulo de Amor Bizarro, que a pesar de no terminar de conectar con los espectadores, dieron un concierto ruidoso como sólo ellos saben. Abrieron fuerte con Mal como efecto de maldad y no olvidaron otras como El fantasma de la Transición o la más conocida De la Monarquía a la Criptocracia con la que consiguieron más movimiento. Isabel, la bajista, no dudó en felicitarnos por nuestra “playa sin berberechos” con su acento gallego y algún asistente decía: “Me gusta más cuando canta ella”. Claro está que sin Rodrigo no seguirían teniendo el auténtico sonido TAB.

Fucked Up siguieron con la noche como algo hastiado en el escenario y algo insólito en cuanto el vocalista bajo de él. Un grupo de punk hardcore que llegó con siete componentes para dejarle todo el protagonismo a Damian Abraham o “Father Damian” o “Pink Eyes” o aquel hombre increíble que bajó, bailó, abrazó a todo el mundo o incluso subió a uno de los asistentes a caballito mientras apenas le quedaba cable para continuar y, con todo, seguía cantando. Ese hombre que le dio la mano caballerosamente al personal de seguridad. No podía ser de otra manera, y todos respondieron con la misma emoción que el cantante.

¿Cómo animaría Johann Wald a la multitud que para entonces descansaba? La verdad es que lo tuvo difícil, con una selección que empezó con lo nuevo de Kanye y Jay-Z, los Beastie Boys o Cypress Hill, el suelo se veía por momentos más vacío. Quizá estuvieran más animados los que permanecían en las proximidades del recinto.