‘Mi fábrica de baile’, el Joe Crepúsculo más bailable