Matisyahu y Rototom Sunsplash hacen las paces

Matisyahu

Parece ser que, por fin, tras unos días de conflicto, el festival multicultural de Benicàssim Rototom Sunsplash ha rectificado su decisión de despedir al cantante de origen hebreo Matisyahu, cancelando, por ende, su actuación. Hoy mismo, la organización del evento ha comunicado sus disculpas al cantante y a la comunidad judía, renegando en todo momento del antisemitismo y recuerda sus principios como festival en un comunicado de prensa: “después de 22 años de trayectoria, el Rototom Sunsplash reafirma su compromiso con la cultura de paz y del respeto entre culturas, incluida la libertad de creencias reconocida en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y en la Constitución Española.” Así como se retractan de las decisiones tomadas a causa de las presiones sometidas por el medio BDS Pais Valencià, que se hizo eco de la posible posición a favor de la ocupación israelí en Palestina por parte de Matisyahu.

Asimismo, la organización ha ofrecido a Matisyahu restablecer su actuación prevista inicialmente para el día 22 de agosto en el festival; aún no se sabe si el cantante aceptará o no esta propuesta. Lo que ya es seguro, es que el presidente del World Jewish Congress (WJC), Ronald S. Lauder y el presidente de la Federación de Comunidades Judías de España, Isaac Querub Caro, han aceptado las disculpas provenientes de la organización de Rototom Sunsplash.

Queda reflexionar sobre las paradojas que este conflicto que ya es historia nos ha dejado. ¿Qué es más hipócrita, que un festival que reclama la paz despida (en un primer momento) a un cantante por diferencias ideológicas; o que dicho cantante, en cuyas canciones se recurre constantemente a la paz mundial, no se posicione en contra de una guerra que lleva décadas cobrándose un ingente número de víctimas? ¿Hasta qué punto afecta la ideología a la música que cree un autor?