Más sorpresas en los directos de Arcade Fire

ARCADE FIRE

Arcade Fire no han parado de sorprendernos de mil formas desde el lanzamiento de Reflektor. Este fin de semana en Coachella no se les ocurrió otra que traer al escenario a dos personajes disfrazados de Daft Punk (a los que Win Butler llamó Phat Dunk) que tocaron una versión ralentizada de Get Lucky hasta que les hicieron callar, y que también pasaron por allí cuando la banda tocó Normal Person.

Después, por si aquello no había sido extraño trajeron a Beck con una mascara de El Papa para tocar juntos una versión de Controversy, de Prince, que la banda acostumbra a tocar en algunos directos.

Los canadienses están tratando poco a poco de darle otra vuelta a la música postmoderna, y lo están logrando, ahora el caso es poder verles en directo, oportunidad que tendremos en el Primavera Sound en Barcelona en el mes de Mayo