Mamá quiero ser dj. Burn Residency 2014

burnresidency

Alguien dijo una vez que a Ibiza siempre se vuelve (dicho como frase lapidaria que resuena en tus oídos más de una vez. Más de una vez). Y volvimos. Volvimos a festejar el el fin (y el inicio). BurnResidency 2014 se acabó, larga vida a Burn Residency. Celebrémoslo con grandes fastos, traigan viandas y espirituosos para compartir con el ganador y surquemos los mares en el barco del amor (Love´s boat) y la fiesta.

Pero empecemos por el principio. Siempre es importante guardar una cronología. O no. Un grupo de aguerridos periodistas, y otras especies de escribientes, fueron llamados a la isla para informar del magno evento, la última fiesta de Burn Residency. Acudieron medios de uno y otro lugar, especializados en las artes de la electrónica y los platos circulantes/circulatorios, el deejing.

Nada más de bajarnos del avión y sucumbir a los miles de anuncios publicitarios de eventos de las macrodiscotecas y clubs, arroparnos con la humedad tropical propia de la isla blanca, tuvimos la ocasión de conocer los estudios profesionales de grabación, masterización y mezcla Flamingo Ibiza (@flamingoibiza), en los que tienen cabida varios estudios, tienda de vinilos y próximamente un cafe-restaurante-lounge-paella para reponer fuerzas en los días de inspiración. Aparte de toquetear los vinilos, pudimos degustar en el propio estudio el nuevo y brillante trabajo de Simón Garcia (https://soundcloud.com/simon-garcia), justo al lado de donde acude Felix Da Housecat, entre otros. Visita ineludible para los amantes de la electrónica si os acercáis a Eivissa.

Tras una noche con visita a Space obligatoria y clase maestra de Jesús Guerrero, taxista, disertando en el desplazamiento de lo que es Ibiza, la cultura de club, el fin de la licencia de 25 años de Space, los movimientos con otras salas, la degustación de música electrónica habitual, el pase gratuito para los que habitan Ibiza en las sesiones de cierre ahora en octubre y la libertad de los brazos caídos, ya estábamos preparados.

Preparados para comer con Javi Row, ganador de esta edición de la Burn Resindency 2014 y partir hacia alta mar.

“Mamá quiero ser dj. No, hijo estudia derecho”. Esta conversación podía estar basada en hechos reales. Muy reales y muy próximos en el tiempo. Javi Row ha aparcado por un tiempo su carrera de derecho en la que estaba matriculado para adentrarse por derecho propio en el maravilloso mundo del DJ, gracias a haber ganado la Burn Residency y contar con los 100.000$ con los que proyectar su carrera de la mano de Philipp Straub.

¿Perderemos un gran abogado o ganaremos un gran dj? El tiempo lo dirá. Las dos cosas. En la comida con Javi Row pudimos apreciar que el canario, a pesar de su juventud, tiene las cosas muy claras y la cabeza asentada. Nos habló de sus remezclas de John Digweed y un próximo Ep en ciernes. De los excesos de celos, ego y mucha amistad entre los participantes. Las putadillas que le hicieron en la final española con los cables. Carl Cox, Pete Tong, John Digweed. Philipp Straub. Etc. Todo muy rico.
Luego nos subimos al Float your boat para Space, y último de la Burn Residency en el que los finalistas tuvieron ocasión de pinchar en el barco mientras visitábamos distintos parajes cercanos a Ibiza. Javi Row empezó pinchando mientras el barco se adentraba en el profundo azul su profundo house, con toques lounge y comercial. Luego fue el turno de Bog Vs Charlie dont surf que animaron la sesión, acelerando los ritmos y poniendo a los ingleses a bailar. Ingleses y demás participantes en la fiesta, claro está. Después fue el turno de Kazuma, un auténtico monstruo, distinto al resto en su forma de pinchar, con mil y un efectos y mezclas a contrapelo, que gozó del disfrute del respetable. Para finalizar Henri Matisse, en su versión no pictórica, sacudió con más deep-house la puesta de sol sobre el mediterráneo.

Moraleja. Estudia o al menos apúntate a la próxima edición del Burn Residency. Pero lo que sí debes hacer es beber burn (este comentario no ha sido patrocinado por burn). Agradecimientos eso sí a Carlota (Isobar), la gente de TITAN, a #burnresidency y burn, por el trato dispensado.