Los Wovenhand más contundentes e inspirados visitan España

Existen pocas bandas más idóneas para dar la bienvenida a la bruma y oscuridad del otoño que los estadounidenses Wovenhand. Todos aquellos que piensen que el panorama de la música folk está copado por bandas tan ortodoxas y correctas como ligeras y vacuas pueden aferrarse a esta insólita banda como antídoto. El remedio, el consuelo que ofrece, es inmejorable. Refractory Obdurate es su nueva obra, y pocas veces la banda liderada por David Eugene Edwards ha sonado tan rotunda y encolerizada. Tal vez nunca. El ingrediente rockero, también muy presente en anteriores propuestas como Ten Stones, en este inspirado nuevo álbum se combina a la perfección con la habitual espiritualidad y densidad que definen el sonido del grupo, y el resultado es uno de los discos más certeros y vibrantes de toda su carrera. También es asequible, en el mejor sentido de la palabra. Apenas hay rastro de aquella farragosidad ligeramente autocomplaciente en la que a veces se ha enfangado esta banda, en Refractory Obdurate el talento y la emoción están perfectamente canalizados. Así, los resultados se materializan del mejor modo posible, en canciones como catedrales, algunas de ellas automáticamente situadas ya entre lo mejor que ha gradado jamás, como Masonic Youth o Good Shepherd, un tema que remite a los mejores The Cult. Puestos a buscar otra influencia que planea sobre el álbum, podríamos encontrar a los Nick Cave y Bad Seeds más agresivos de discos como Let Love In. Pero puestos a ser justos, añadiremos que Wovenhand, como personalísima banda que es, no deja en ningún momento de resultar perfectamente reconocible.

La promotora Mercury Wheels, muy oportuna, brindará la oportunidad a la audiencia española de asistir a la presentación de este trallazo. Abrirán fuego el viernes 3 de octubre en La Sala 2 de Apolo. Al día siguiente, repetirán ceremonia en la madrileña Joy Eslava. Como recordarán todos aquellos que le hayan visto en acción, el carisma escénico del Reverendo Edwards es desbordante. Es difícil ver hoy en día a alguien sobre un escenario ofrecer más visceralidad e introspección interpretando sus canciones. En trance, ajustando cuentas con Dios, con el diablo y con quién sabe cuántos demonios y fantasmas, la imagen de Edwards sobre un escenario impresiona, hipnotiza, no se olvida jamás.

BARCELONA. Viernes 3 de Octubre.

Sala La [2] de Apolo.

Puertas: 20:30h. Entradas: 18/22€.

 

MADRID (+ El Páramo). Sábado 4 de Octubre.

Sala Joy Eslava. Ciclo Sound Isidro.

Puertas: 20:00h. Entradas: 20/24€.