Los decapitados de la crisis según Márkaris

CON EL AGUA AL CUELLO

 

Con el algua al cuello, de Petros Márkaris,  2011

Editorial Tusquets

Novela

No hace falta destacar el oficio de Petros Márkaris. Lo ha demostrado en sus anteriores novelas y lo demuestra en esta. Leer Con el agua al cuello se convierte en un placer que engancha (como la buena novela negra), que te hace buscar en final pero deseando que se prolongue esa sensación de expectante cuanto más mejor, un placer que lo combina con sus profundos análisis que van desde la realidad social y económica hasta los más oscuros recodos del alma humana, un placer, en definitiva, que justifica la tensión que te ha conducido a la largo de trescientas páginas de una jornada sin ninguna trascendencia a otra en la que celebramos el triunfo de la inteligencia humana, tanto para asesinar como para descubrir esos asesinatos.

La novela que reseñamos podría ser tachada de oportunista, sitúa como escenario de los crímenes un país (Grecia) en crisis estructural, purgando sus pecados económicos en la carne de sus ciudadanos, situando a los bancos y al estado como los culpables de una situación que no les exige lo mismo que a los que no han contribuido al deterioro social que se refleja.  Pero más que oportunista podemos decir que la novela tiene el don de la oportunidad, pues una época de depresión económica es la que más se ajusta a los patrones de comportamiento de los protagonistas de la novela negra, pues son los tiempos difíciles aquellos en los que aparecen de forma más evidente todas las pasiones (buenas y malas) que dominan a las personas y se muestran en un nivel superior a la de épocas de bonanza. Y nadie pone en duda que la sociedad griega (y las de la periferia europea entre las que nos encontramos los españoles) es una sociedad en una crisis profunda.

En esta ocasión el comisario Kostas Jaritos se verá obligado a investigar una serie de muertos que aparecen decapitados y que tienen como característica común ser responsables  del sistema financiero griego. Las pistas son difusas, el odio a estos capitostes del desastre es evidente y el  “modus operandi” esta diseñado para confundir a cualquier policía estándar. Pero hay actuaciones que por mucho que se escondan siempre marcan una linea a seguir y aquel que sabe unir los puntos sabrá llegar al origen de los hechos. En este caso, los asesinatos van unidos con una campaña de rebelión ante la oligarquía económica de los bancos y es a través de los bancos desde donde se ha de encontrar a aquel que quiere hacerles pagar, como un moderno héroe deudor de leyes más poderosas que las bancarias.

Aunque la decandencia griega no es solo económica, pues Jaritos observa de cerca la aparición de parias del sistema que gobernados por una mano invisible les lleva a colaborar en la liquidación de aquellos que han representado la  garantía de su defenestación y conversión en seres desamparados social y económicamente.

Si en novelas anteriores, Márkaris analizaba a través de Jaritos la sociedad y la historia griega, en ésta, junto con su trancurrir por las miserias de la sociedad griega, analiza las consecuencias de la globalización salvaje tanto en lo político (la sensación de pérdida de soberania de los ciudadanos griegos al ser dominados por una impuesta troika internacional y monetaria), en lo económico (el trasncurrir del dinero por diversos paises a conveniencia del mayor beneficio particular a costa de la responsabilidad social) como en lo deportivo (un elemento importante que aparece tanto en la resolución de la trama como en la descripción de la final del mundial de fútbol en la que los griegos apoyan a la selección española por su identificación  con la situación económica de ambos paises).

Con el agua al cuello es una novela muy recomendable pues, al habitual análisis de la mente humana o al de un determinado ámbito de la sociedad se suma un repaso a los momentos y causas de una crisis que todos estamos sufriendo y en la que no sería descabellado que empezasen a aparecer cadáveres decapitados (en sentido literal o figurado) de las figuras que representaron las épocas de pasado esplendor y que hoy solo buscan su salvación a costa del hundimiento de muchos.

PUNTUACIÓN CRAYMINDS: 7/10