Londres acoge “Licensed To Ill”, el musical de los Beastie Boys

BEASTIE BOYS - CRAZYMINDS

El teatro de Londres Camden’s People Theatre tiene todos los cabos atados para llevar a escena la obra Licensed to Ill, un proyecto musical inspirado en la legendaria banda Beastie Boys, cuya primera función tendrá lugar el 23 de noviembre y permanecerá hasta el 12 de diciembre en el recinto británico.

El ángulo que ha tomado la producción presentada por Simon Maeder y Adam El Hagar enmarca la globalización del hip-hop empezando en la década de los 80 en Nueva York, hasta las letras más gangsters de LA durante los 90, haciendo hincapié en la evolución musical de la banda neoyorquina, empezando por sus primeros temas más folks hasta sus últimas letras basadas en el hip-hop, que fue realmente el género que los impulsó a la fama a nivel internacional.

Frente a la incógnita sobre la colaboración del grupo en la obra teatral, Maeder aclaró a la prensa que “se trata de una producción no autorizada basada en la historia de los Beastie Boys’, explicando el verdadero significado de Licensed to Ill, que irónicamente significa “licencia para el mal” pero que sin embargo técnicamente denota “sin licencia para enfermos”.

Además de ello, los organizadores adelantaron a través de los medios que el musical contará con la colaboración de otros grandes artistas del hip-hop como Abandonman y The Rubberbandits, además de otros DJ’s que también entrarán en escena en directo.

La formación compuesta por Michael DiamondAdam Horovitz  y Adam Yauch (este último desgraciadamente fallecido en 2012 a raíz de un cáncer), fue fundada en 1981 en los barrios de Los Ángeles. Saltaron al estrellato gracias a sus ritmos más hip hoperos y acudieron a las salas de estudio en ocho ocasiones, la última en 2011 con la publicación de Hot Sauce Committee Part Two.

Las letras de sus canciones impactaron al público neoyorquino desde su primera aparición, debido al uso de una palabrería que denunciaba el racismo dentro y fuera del hip-hop y que siempre intentaba crear un vínculo de todas razas a base de buen ritmo y letras que llegaban desde el corazón.