La Riviera acogerá el lleno absoluto de La M.O.D.A. como parte del Sound Isidro

La-Maravillosa-Orquesta-Del-Alcohol - Crazyminds.es

Fueron la primera confirmación del Sound Isidro 2016, y ya hace casi un mes que La Riviera colgó el cartel de “no hay entradas” para ver a una de las bandas que más ha crecido en los últimos 2-3 años. Y la verdad es que no nos puede sorprender ya a ninguno. La Maravillosa Orquesta Del Alcohol ha copado los line-ups de, prácticamente, todos los festivales peninsulares existentes, donde no han recibido una sola crítica mala. Y no es para menos. Una banda amplia, con instrumentos que muy pocas bandas nacionales utilizan, unos ritmos de folk-blues pegadizos, un sonido en directo cuidado, unas letras que enamoran a sus seguidores o la voz rota pero afinada de David Ruiz (que con la fuerza y velocidad a la que toca la guitarra no es fácil) son motivos más que de peso para que los burgaleses tengan el reconocimiento de toda la crítica musical.

Aún continúan con la gira de La Primavera del Invierno (2015) que les ha hecho recorrerse todo el territorio español (y parte de las islas británicas) durante todo el 2015; además, hace relativamente poco, la banda sacó a la venta un EP, Ojalá, un homenaje a Silvio Rodríguez donde incluyen tres versiones de su último disco, y en el que celebran sus 5 años como grupo.

Por desgracia para muchos, y como avancé más arriba, las entradas se agotaron hace más de 3 semanas, siendo el primer grupo en conseguirlo en este ciclo del Sound Isidro, algo a lo que están empezando a acostumbrarse (sin ir más lejos, hace unos días en su ciudad natal también hicieron sold-out). Para calentar motores, True Mountains harán de teloneros, un dúo guitarra-contrabajo que se arriman a la vertiente del folk más cañero. Y que no os engañe lo de que sean sólo dos en el escenario: desprenden energía por los 4 costados.

Así pues, si sois de los afortunados que consiguieron una entrada, no os olvidéis los “Dancing Shoes” en casa, porque True Mountains y La M.O.D.A. vienen preparados para hacernos sudar a base de mandolinas, contrabajos y acordeones.