LA PESCA DE LA TRUCHA EN AMÉRICA (1967), de Richard Brautigan

Editorial: Blackie Books

Cuando descubrí La Pesca de la trucha en América, ya hacía 27 años que Richard Brautigan decidió acabar con su vida pegándose un tiro. También hacía 44 años que había conseguido que le publicaran este, el primer libro que escribió, después de ver como fracasaba Un general confederado de Big Sur, su segundo libro y que, curiosamente, le habían publicado antes.

Claro que si sabemos un poco más de la biografía de Richard Brautigan, quizá comprendamos mejor su escritura. Y es que alguien que fue abandonado por su padre nada más nacer y olvidado en un hotel por su madre junto a su hermana a la edad de nueve años, ya ha vivido en su infancia, muchos más traumas que los que muchos viviremos en toda nuestra vida. Esto unido, a que con 20 años, estuvo ingresado en un psiquiátrico donde recibió electroshocks para intentar curarle su depresión, su esquizofrenia y su paranoia. También tuvo problemas con el alcohol durante toda su vida, así como el no saber convivir con la fama que le sobrevino gracias a los más de dos millones de ejemplares vendidos de La Pesca de la Trucha en América.

Todo esto no hacía presagiar un futuro muy halagüeño. Aun así, acabó escribiendo varios libros de poemas y una decena de novelas con mayor o menor éxito.

La Pesca de la trucha en América te transporta hasta los años sesenta, hasta una sociedad distinta a la actual, aunque con algunos paralelismos que te hacen darte cuenta, que al final, no hemos evolucionado tanto. Un texto escrito con algunos trazos de humor, en el que disecciona la América profunda, la más rural, desde la perspectiva de un pescador de truchas, aunque algunas veces, ese pescador, se convierte en un lugar de Estados Unidos y otras no tienes muy claro realmente qué o quién es La pesca de la trucha en América.

Un libro cómodo de leer, con una escritura muy particular, llena de capítulos muy cortos o pequeños cuentos que no necesariamente tienen una continuación en el siguiente, y en los que, a modo de pequeñas historias, te presenta unos personajes muy arquetípicos de la América de los sesenta. Todo esto desde el punto de vista personal e intransferible con momentos surrealistas y alocados, que lejos de alejarnos, nos acerca mucho más a sus historias.

Por último, apuntar la cuidada edición de Blackie Books, que aparte de dar mucha información sobre el escritor y su obra, mantiene todo lo posible el estilo de escritura de Richard Brautigan, que es lo que le diferencia de otros escritores, algo muy de agradecer en estos tiempos.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7/10