La peculiar vuelta de The KLF

El dúo británico The KLF ha vuelto tal y como se marcharon, haciendo espectáculo. 23 años después de su famosa quema de un millón de libras en rechazo a la fama y a la millonaria industria discográfica, la pareja reaparece un 23 de agosto a las 00.23 horas en la calle Bold de Liverpool.

La expectante multitud compuesta por fanáticos, periodistas y algún curioso, quedó perpleja cuando vieron aparecer a Bill Drummond y Jimmy Cauty en una vieja camioneta de helados, con su tétrica musiquita incluida Para decepción de muchos, su regreso no suena, pues es una novela titulada 2023 y presentada en la librería News From Nowhere aquella noche. El libro ha sido publicado gracias a la editorial británica Faber & Faber y llegará a España el 28 de agosto gracias a la traducción de Javier Calvo. Eso sí, no será The KLF quien firme la obra, sino que la autoría corre a cargo de The Justified Ancients of Mu Mu, el nombre original del dúo.

La trama es un guiño al célebre George Orwell y plantea un escenario distópico en el que el mundo es gobernado por cinco corporaciones mundiales que compran y venden países mientras se asocian con grandes compañías como YouTube o Facebook. En 1994 criticaban a la gran industria grabando un acto de rebeldía y ahora ingresan dinero criticándola entre sus páginas.

Además, acompañan la publicación con tres jornadas plagadas de eventos a lo largo de Liverpool y con el grupo como nexo común. Sesiones musicales, conferencias y muchos más espectáculos a lo largo de iglesias, naves industriales y galerías de arte con un aforo limitado, 400 personas. Los más rápidos agotaron en minutos las entradas que, todo hay que decirlo, alcanzan la cifra de 100 libras. El evento en su conjunto se llama Welcome To The Dark Ages in Liverpool.

La banda ha colgado carteles con un gran número de reglas sobre cómo actuar en las diferentes actividades. En el stand de venta de productos de The KLF todo artículo podrá ser adquirido a un precio de 20,23 libras hasta el 23 de diciembre de este año. Tal día “los precios subirán, bajarán o permanecerán exactamente iguales”. Las indicaciones incluyen también la “prohibición de selfies y la solicitud de puntualidad” así como la “educación y respeto con los lugareños”.

Seguramente no sea lo esperado para los fanáticos de su música, pero es una peculiar vuelta tras más de dos décadas desaparecidos.