La industria musical independiente, gravemente afectada por los disturbios en Londres

“Esto es un desastre para la comunidad musical, pero con la ayuda de los fans, sellos y artistas podrán sobrevivir. Por favor, muestra tu apoyo hacia la comunidad musical comprando hoy una edición digital de un disco editado por una discográfica independiente”.

Así de apenado se mostraba Alison Wenham, portavoz de la Asociación de Musica Independiente de Reino Unido (AIM), de la que forman parte más de una treintena de sellos discográficos afectados por el incendio del pasado 8 de Agosto en Londres. El fuego, provocado por los graves altercados que se llevan produciendo durante los últimos días en varias ciudades inglesas, arrasó el centro logístico que tiene la compañía PIAS en Enfield, al norte de la capital inglesa. Según fuentes de la AIM, el incidente destruyó todas las existencias que se almacenaban en la nave, haciendo imposible hacer frente a los pedidos de discos que se puedan realizar en los próximos días.

Un nuevo varapalo para una industria musical, que desde hace unos años vive su particular via crucis con unas cifras de venta que caen cada ejercicio. Y, en especial, para los sellos independientes, que ven como sus maltrechas economías se pueden ver mermadas a corto plazo ante este nuevo escollo.

Diversos artistas y promotores ya han mostrado su apoyo a las casas de discos afectadas y esperan que no dañe de manera importante a una industria que resulta imprescindible en la promoción y distribución de nuevos talentos musicales. Precisamente ahora son muchos los que se preguntan cómo podrán hacer frente a sus pedidos artistas como Adele, una de las grandes revelaciones de este año en la música británica y que edita a través de XL, uno de los sellos afectados por el incendio.

Ocurre que muchas de estas empresas y discográficas no disponían de seguro alguno para hacer frente a estos imprevistos, lo que puede llegar a provocar que muchos de ellos tengan que echar el cierre si no dan una salida rápida al problema de distribución que se les plantea. De momento, la AIM ha abierto una cuenta de correo y a través de su perfil en facebook está intentando ayudar y resolver todas las dudas que puedan surgir a las distintas empresas afectadas.

Desde Crazyminds no podemos más que condenar todos estos incidentes que dañan a la industria musical y que impiden que los sellos independientes, tan imprescindibles (hoy en día, más que nunca) para la promoción de tantos y tan buenos artistas, realicen su inestimable labor. Esperemos que pronto se resuelvan los problemas y podamos seguir haciendo lo que más nos gusta: escuchar y descubrir buena música.