Mujeres en la música: Kim Deal

KIM DEAL

A la hora de hablar de los Pixies reconozco que no soy nada objetivo, pues son uno de mis grupos de cabecera y la primera banda que vi en un gran festival, hace ya algunos años. En esa reunión de mentes brillantes que se da de vez en cuando y que acaban por influir a las generaciones futuras había una mujer con un magnetismo que no pasaba inadvertido.

A medio camino entre activista política campechana y valiente sheriff de película de los Coen, Kim Deal es la razón por la que me compré un bajo y durante un tiempo traté de hacer mis pinitos en la música, sin mucho éxito, la verdad. El sonido que le daba a las canciones de los Pixies siempre me ha parecido urgente y sencillo, sin caer en la mediocridad. Su aportación en canciones como Gigantic, River Euphrates o Here Comes Your Man da fe de ello y a día de hoy aún sigue siendo una de esas voces que cambian de tribu urbana a miles de jóvenes que buscan en la música un lugar en el que reforzar su identidad.

 

No debe ser fácil convivir con un jefe del talento y el ego de Black Francis. A su lado, Kim se vio a menudo empequeñecida, hasta el punto de haberse rumoreado que sufría el vacío por parte de algunos de sus compañeros. Sea como fuere, una mujer con su talento siempre se las arregla para brillar sin ayuda de los demás, algo que consiguió de inmediato tras dejar los Pixes y lo hizo con The Breeders, una banda compuesta casi en su totalidad por mujeres. Aunque para algunos se trate de una banda one-hit wonder debido a la tremenda popularidad de Cannonball, somos muchos los que sabemos apreciar la enormidad de Pod, su disco debut. Un album que viene con el sello de aprobación de Kurt Cobain y que contiene una de las mejores versiones que se hayan hecho de una canción de los Beatles, Happiness is a warm gun. Buena vaina, sin duda.

A este disco le siguió otro de igual éxito, Last Splash, reeditado recientemente. A esta época pertenece también la siguiente canción, Safari.

 

A pesar de haber perdido protagonismo mediático con los años, The Breeders siguen teniendo su legión de fans y han ido entregando joyas como Night of Joy, perteneciente al álbum Mountain Battles, con el que se presentaron en nuestro país en el festival Summercase hace diez años.

 

Independientemente de los altibajos que ha sufrido en su vida personal, Kim Deal sigue al pie del cañón con la mejor de sus sonrisas y haciendo felices a sus fans, como siempre ha hecho al subirse a un escenario.

Más de Daniel Sánchez

Death Grips prepara nuevo álbum con ayuda del director de ‘Shrek’

Hoy traemos una noticia digna de un martes y trece y, aunque...
Leer más