Kanye West no está enfermo. Está siendo Kanye (con algo más de intensidad)

kanye west

Kanye ha vuelto. Y lo ha hecho de la forma más Kanye posible. A lo grande, dejando que sea su ego quien se comunique con el resto de mortales y hablando con ese tono de semi-dios que tanto le gusta. Desapareció del mapa en 2016, cuando canceló 21 conciertos para ser ingresado en una unidad psiquiátrica. Días antes había cargado contra Beyoncé y Jay-Z y reconoció que “hubiese votado a Trump en las elecciones”.

Hace pocos días, Kanye volvió a dar señales de vida. Eliminó todos los mensajes de su cuenta personal de Twitter y empezó a colgar varios tweets de carácter filosófico. “Estoy escribiendo un libro de filosofía en tiempo real”, escribió. Kanye siendo Kanye. Pero las cosas se pusieron interesantes cuando empezó a hablar de su música (que es lo que a la mayoría nos interesa). En una serie de tweets, el rapero anunció que sacaría disco en solitario el 1 de junio (compuesto por 7 temas) y que al cabo de una semana también vería la luz su nuevo trabajo con Kid Cudi, que se llamaría Kids See Ghost (igual que la colaboración entre ambos. Para rematar la faena, anunció también las fechas de lanzamiento de los discos de Pusha T y Teyana Taylor, producidos por él.

Desde su regreso, Kanye ha abierto varios frentes. Ha presentado algunos de los nuevos modelos de su línea de moda, sobre todo piezas de calzado. Entre estos nuevos productos destacan unas zapatillas que parecen una deconstrucción de los Crocs y unas botas de las que se ha mofado hasta Quechua. Por otro lado, Yeezy parece haber vuelto a ese terreno en el que tan cómodo se encuentra y que tanto hate ha desatado: la política.

Kanye ha vuelto a hacer pública su admiración por Donald Trump. “No tienes que estar de acuerdo con Trump. Los dos somos energía de dragón. Él es mi hermano. Quiero a todo el mundo. No estoy de acuerdo con todo lo que hace la gente. Eso es lo que nos hace individuos. Y tenemos el derecho de tener pensamientos independientes” escribió en su cuenta de Twitter. Quizás más de uno pensaba que cuando defendió al político republicano en 2016 lo hizo como víctima de un brote psicótico, y por eso estas declaraciones han pillado a la sociedad tuitera a traspié.

Para rematar todo esto, el rapero ha colgado dos fotos muy reveladoras: en una de ellas aparecía con la mítica gorra de “Make America Great Again” y en la siguiente la gorra tenía la firma del presidente estadounidense. Y como todo lo que rodea a Kanye suele rozar el surrealismo, el propio Trump usó su cuenta de Twitter para decirle a Yeezy lo guay que era. Esperemos que este suceso quede reflejado en los libros de historia que usarán nuestros hijos.

Y claro, ahora la gente se está llevando las manos a la cabeza. Que si Kanye es racista, que si Kanye está enfermo, que si está bajo la influencia de las drogas. Porque nadie concibe que un rapero pueda hablar bien de un político que cuenta con una buena hemeroteca de comentarios racistas. Hasta Pitchfork ha entrevistado a Jeffrey McCune, un profesor universitario que hasta ha escrito un libro sobre Kanye West y su forma de ver la política, para intentar entender el porqué del ‘bromance’ entre el rapero y el presidente. “Creo que estamos frente a una figura cultural pop que profundo genio, atrapado en una iconografía, que a su vez está atrapada en un contexto en el que todo lo que dice queda enmarcado dentro de los diagnósticos de “locura” que hace el pop. Que diga que una persona piensa de forma interesante no quiere decir que está de acuerdo con lo que piensa”. Retorcido, pero algo lógico.

Y es que Kanye es libre de idolatrar a quien le dé la gana. La gente podrá estar de acuerdo o no con lo que dice, pero de ahí a dudar sobre su salud mental hay un buen trecho. Hasta su mujer ha tenido que salir a defenderle. Y hay más. El mismísimo Chance the Rapper ha entrado en la movida con un contundente tweet: “La gente negra no tiene por qué ser demócrata”.

Si alguien pensaba que Kanye iba a volver más moderado o con menos ganas de beef, estaba equivocado. Aquí lo importante es su música, esos dos álbumes que sacará en junio. Todo lo demás forma parte de ese universo que él mismo ha creado y que no está pensado para que la gente se sienta cómoda en él. Cada día que pasa suelta algunas perla. Las últimas: el despido de su manager y la insinuación de que podría presentarse a presidente de Estados Unidos en 2024. Classic Kanye.

Más de Javier Garriga

Escucha dos nuevos temas de “Lazarus”, el musical de Bowie

El legado de David Bowie será eterno. Todavía no ha pasado un...
Leer más