JENS LEKMAN – I KNOW WHAT LOVE ISN’T

JENS LEKMANCinco años después de la publicación de Night Falls Over Kortedala (2007), Jens Lekman regresa con su nuevo trabajo: I Know What Love Isn’t. Y recalquemos lo de nuevo, porque estos cinco años han dado para mucho.

Las diferencias entre este I Know What Love Isn’t y su predecesor son abismales y se hacen palpables antes incluso de abrir el disco. Frente a la portada naif de Night Falls Over Kortedala (2007), I Know What Love Isn’t (2012) nos muestra (en toda una declaración de intenciones) un Jens Lekman solitario, vagando por el desierto, mirando hacia atrás; hacia sus propias huellas. Y así, como se puede deducir, soledad, amor, desamor, olvido, recuerdo, perdón y demás, son los temas recurrentes de este título.

Quizas como muestra de esa soledad, en este trabajo, el sonido de Lekman se despoja de elementos en lugar de añadir más. Por supuesto, sigue habiendo piano, guitarra, una voz con muchísima presencia e incluso arreglos de cuerdas y vientos, pero no con el fervor orquestal de Night Falls Over Kortedala (2007). Con esto, el sonido de I Know What Love Isn’t (2012) se asemeja más a (imposible evitar la comparación) Belle & Sebastian o bandas compatriotas como Acid House Kings o Suburban Kids With Biblical Names.

Esta nueva línea ya se dejó ver en el EP An Arguement With Myself del 2011, que además tenía una ventaja añadida sobre el LP: su duración. Mientras que en las 5 canciones de An Arguement With Myself el sonido de Lekman se mantenía siempre fresco, los 10 cortes de I Know What Love Isn’t (2012) en ocasiones se vuelven un poco pesados.

En un bonito gesto, y como si de las tapas de un libro libro se tratara, abre y cierra el disco Every Little Hair Knows Your Name (una introducción a piano de pared en su primera parte, voz y guitarra en la segunda). Y así, como en los libros, lo importante no está en las tapas, sino dentro: 7 temas en los que hay tiempo para todo: canciones más animadas como la recomendable Become Someone Else’s (probablemente de los mejores temas del álbum) y baladas guitarra-piano-voz como I Want a Pair of Cowboy Boots. En todos ellos a partir de la construcción de imágenes cotidianas termina hablando de amor, desamor, olvido, perdón, etc. Tampoco es que Lekman haya descubierto la rueda, pero su ingeniosa narrativa y su particular sentido del humor dotan a sus historias de empatía.

Al final, el “libro” nos deja con un sabor agridulce: si bien la melancolía está presente en cada uno de los temas, Jens Lekman se encarga de dar un mensaje tranquilizador y de esperanza. Como dice en The End Of The World Is Bigger Than Love: “Un corazón roto no es el fin del mundo/ Porque el fin del mundo es más grande que el amor”

En definitiva, Jens Lekman firma una colección de canciones que conforman una historia que tenía que ser contada; una historia que, sin ser nada nuevo, es humana, y eso siempre conmueve.

 

 

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7/10

Síguenos en Facebook:

¡Y también en twitter!