Flying Lotus – Until the quiet comes

FLYING LOTUSCuando se habla de Flying Lotus, una palabra que viene de inmediato a la cabeza es: abstracto. Abstractas son sus creaciones, sus sonidos y sus composiciones. Un tema de FlyLo podría ser equivalente a cambiar de sitio las piezas de un puzle ya completado. Nada cuadra. Pero en parte eso es lo que caracteriza a este futurista. A partir de sonidos provenientes del jazz, hip-hop o incluso con samples de 8-bit es capaz de crear música que aparente venir de un futuro lejano, representado en el género de la electrónica.

Until The Quiet Comes es la nueva “pieza abstracta” de Steve Ellison. Ya nos da una idea de qué va la cosa cuando dice que la mejor manera de “experimentar” su álbum es a “medianoche” y con un “coñac” en mano. Las canciones crean una atmósfera relajante y desprenden un aire místico. Si eres capaz de encontrarle el punto a esa abstracción (que puede ser complicada de digerir), solo tienes que dejarte llevar por la explosión de sonidos. El disco, además, cuenta con diversas colaboraciones vocales, algo poco habitual en sus trabajos previos. Thom Yorke (por segunda vez), Erykah Badu o Thundercat son algunos de estos participantes. Pero las voces no tienen un primer plano, sino que pasan a fusionarse con los demás sonidos, como si se tratará de un instrumento más.

Hay un total de 18 canciones donde algunas no llegan ni a los dos minutos, mientras que otras superan los tres, incluso cuatro minutos. A lo largo del álbum no se aprecia una armonía continua entre canción y canción. Hay constantes subidas y bajadas de tono, cambios de ritmo e incluso de estilo, pero sin llegar a apartarte de ese estado hipnotizante al que te transporta.

Es difícil destacar una selección de canciones. Cada una aporta su grano de arena. El inicio con All In ya apunta maneras. Un tema melódico, muy agradable, acompañado por el sonido de un carillón que le da ese toque fantástico. Getting There, que viene a continuación, mantiene un estilo parecido pero añadiendo unos beats de fondo más intensos y con la dulce voz de Niki Randa. Otros temas destacables por su singularidad son Sultan’s Request y Putty Boy Strutt. El primero recuerda al dubstep, mientras que Putty Boy Strutt viene influenciado por la música que acompañaba a los videojuegos antiguos (8-bits), con los que FlyLo dice haber “crecido”. Por otra parte, See Thru To U es quizás la canción más “convencional”, en el sentido de que mantiene una línea más constante y suena más compacto, amenizado por la voz de Erykah Badu.