FLEET FOXES – HELPLESSNESS BLUES

FLEET FOXES - HELPLESSNESS BLUESYa se conocían desde niños, a Robin Pecknold y Skyler Skjelset les unía su admiración por el folk americano, por Bob Dylan y Neil Young, y de ahí que se decidieran desde muy jóvenes a componer y tocar juntos. Empezaron a hacerlo en sus propias casas, en Seattle, con la ayuda y el apoyo de sus padres, grandes admiradores de la música también.

No fue hasta 2006 cuando formaron este incuestionable, ya para todos, gran grupo de indie folk, Fleet Foxes. Para el lanzamiento de su primer EP, Sun Giant, fueron acogidos por la discográfica Sub Pop (Bella Union para su lanzamiento en Europa), con la que siguen trabajando hasta ahora. Poco después, se les unirá a la batería J. Tillman, al que también podemos seguir en su carrera en solitario.

Ya en el 2008 lanzan su primer álbum, bajo el nombre homónimo del propio grupo. Los elogios de público y crítica no se hicieron esperar, estábamos ante la revelación del folk americano actual, destacando sus letras y sus curiosas armonías vocales, algo que ellos mismos definen como “baroque harmonic pop jams”.

Influencias de los últimos años 60, del pop barroco. Huellas de Cat Stevens, Beach Boys, Simon & Garfunkel, entre otros, pero todo llevado con una gran personalidad que los hace grandes. Por ello, son considerados como una de las mejores bandas de folk de los últimos tiempos a pesar de su corta trayectoria musical. Algo que los ha llevado en poco tiempo a triunfar tanto en EEUU como en Europa siendo casi mayor la aceptación de Fleet Foxes fuera de sus fronteras americanas.

Su nuevo álbum, Helplessness Blues, debió salir al mercado, según informó el propio grupo, ya el año pasado. Este retraso se ha debido al inconformismo de la banda a su afán de perfeccionismo. Una vez producido el disco, se dan cuenta de que el sonido no es lo que buscan, podría salir, pero no es lo que quieren sacar, no está del todo dentro de lo que consideran bueno. Así deciden volver a regrabar cada uno de los temas, dándoles un giro y llegando a encontrar lo que quieren. No iban a sacar algo de lo que no estaban totalmente convencidos, tal como declaró Pecknold. Ahora sí, el 3 de mayo, tendremos en tienda lo nuevo de Fleet Foxes, mezclado y coproducido por Phil Ek y el propio grupo.

En este nuevo trabajo de los de Seattle, las coordenadas que definen al grupo se mantienen intactas y tal vez por esto mismo nos puede parecer que se asemeja bastante a su primer disco. Vuelven con su rock pastoral y evocador, lo vemos en temas como The Cascades, llegando en algunos momentos incluso al sonido propio de una coral, como podemos escuchar The Plains o Montezuma. Suenan a lo mismo, incluso más llevado al límite, pero eso nos gusta, es lo que los diferencia, lo que hace de Fleet Foxes algo diferente e identificables cien por cien. Su primer single, que le da nombre al nuevo álbum, un tema acústico, donde encontramos a medida que va avanzando un aumento instrumental progresivo, un engrandecimiento sonoro. En Battery Kinzie, el segundo tema que la banda lanzó, encontramos el estilo más nostálgico y característico de los reinventores del folk americano. Escuchamos también temas que rozan lo apocalíptico como el que abre el disco, Grown Ocean.

Como decíamos la banda ha conservado su estilo sin variar o sólo variándolo en algún sentido para extremarlo. Estos doce nuevos temas de Fleet Foxes prometen de primeras tanto como su primer lanzamiento. Suerte que en nada los podremos oír en directo en España, en el mes de mayo los tendremos en Barcelona, en el Primavera Sound.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 8/10

Más de Cristina Graván

500 días juntos, Marc Webb, 2009.

Ya nos avisan desde el inicio: puede parecer una típica historia de...
Leer más