FIZ ’11: Standstill y Vetusta Morla triunfan a pesar de las adversidades.

STANDSTILL

Este fin de semana hemos estado en el FIZ, el Festival de Música Independiente de Zaragoza, que este año nos ha propuesto un cartel importante para atraer al mayor número de personas posible al recinto maño. Pero con esto no es suficiente.

Ningún grupo se libró de la lamentable acústica que sufrieron encima del escenario, y que sufrimos todos abajo. Y esto sigue siendo el problema de tantos y tantos eventos de este estilo. Te cobran x cantidad de dinero para ofrecerte un producto que claramente no llega al nivel necesario.

Imagínate que vas al teatro, a ver el musical La Bella y la Bestia y La Bella suena como una gorrina en celo. ¿Habría una petición masiva del dinero de las entradas? Pues en el mundo de la música, la situación no está así. Tragamos con todo, asumimos todo. Nos entregamos a grandes bandas, que ponen toda la carne en el asador, a pesar de saber que las brasas no funcionan correctamente y la carne “va a sonar” a cruda.

Hablando exclusivamente de los grupos participantes, lo primero que pudimos ver fue a Standstill. Enric y los suyos decidieron volver a sus raíces y hacer un concierto más agresivo y directo, supongo que al comprobar el bajo nivel sonoro del recinto. Piti Elvira a la guitarra se perdió ni más ni menos que 3 canciones intentando hacer sonar su instrumento. Y el micrófono de Enric Montefusco perdió la vida poco a poco en varias ocasiones.

El nivel alcanzado por el grupo catalán es muy del gusto del abajo firmante. Sus canciones llenan a un clan de seguidores, cada vez más numeroso. Su setlist mezclaba canciones de su último trabajo, Adelante Bonaparte, con los temas más fuertes de sus anteriores trabajos. Nuevamente, Standstill consigue dejarnos marcados, como siempre cada vez que nos acercamos a ellos. Lavado, Montefusco, Elvira y uno de los mas grandes en nuestra música, Ricky Falkner.

Y hablando de grupos grandes, y venerados por este humilde escritor, los siguientes a Standstill fueron Vetusta Morla. Ellos tuvieron algo más de suerte, ya que no les fallaron los instrumentos de forma reseñable. A pesar de esto, la acústica se sufría más de lo que se disfrutaba. Los chicos de Tres Cantos escondieron estas carencias organizativas detrás de su música, su complicidad y su cercanía.

Para Vetusta Morla un directo es algo que debe resultar fácil. Tiene un clan de seguidores fieles y absolutamente enamorados del sonido Morla y sus canciones. Ellos van regulando el nivel de entrega que tiene que poner el público. Equilibra esfuerzos y pausa cuando considera oportuno. Pero cuando suena Valiente, El hombre del saco, La cuadratura del círculo, Mapas o Sharabbey Road, la única voluntad del público es hacer temblar el suelo saltando y coreando los estribillos conocidos por todos.

En este punto decidimos descansar. Durante más de dos horas nos convertimos en un grupo de locos fans, que ya comenzaban a encontrarse afónicos y cansados, a los que las piernas les empezaban a doler. Tuvimos que sacrificar a James, para, posteriormente poder seguir de conciertos. Y es que, pensándolo fríamente, los 4 nombres nacionales que poseía el cartel, nos gustan tanto, que sacrificar a los internacionales era algo que hicimos con gusto, y que hace algunos años jamás hubiéramos pensado haber hecho.

El sonido saturado de Triángulo de Amor Bizarro tampoco era adecuado para lucirse en el escenario zaragozano, y tuvieron una acústica defectuosa. El grupo, al igual que los anteriores, hicieron todo lo posible para hacer disfrutar a los musiqueros presentes. Oscar Vilariño nos llamó especialmente la atención, por su altísimo nivel de entrega, y tanto Isa como Rodrigo tuvieron problemas serios para ser entendidos. Hablamos de otro grupo que este año han conseguido girar y ser vistos por todo el país, en los carteles más importantes, y también en los menos llamativos.

Para finalizar con el carrusel de grupos nacionales, se cruzaron por nuestro camino Delorean. El grupo vasco ofreció una nueva edición de su espectáculo, del cual no recomiendo abusar, pero que realmente tiene muchísimo nivel. Obligados estamos a repetir la mención a los problemas acústicos que nuevamente se intentaban disimular con la destreza de los vascos y sus aptitudes musicales, fusionando el pop, la electrónica y una base sintetizada que no sólo llama la atención dentro de nuestras fronteras. Escuché comentarios de gente que lo considera un directo repetitivo de pocas luces, por la exageración en el uso de los sintetizadores y los escasos giros musicales que muestran. A mi personalmente, me interesan y consiguen generar ganas de mover el cuerpo. Y eso es lo más importante.

Para finalizar con los conciertos, pude ver el concierto de Kele Okereke Dj Set, en la cual, el cantante de Bloc Party (aunque aún no sabemos qué será de esta unión en el futuro) pincha las canciones que le parecen convenientes. Sinceramente, no lo quise ni ver finalizar. El recinto había reducido su aforo a una sexta parte aproximadamente, y no es de extrañar escuchando el setlist preparado, que superaba con creces el adjetivo de aburrido.

Para finalizar, insistir en que este tipo de problemas de sonido que dan estos mini festivales sólo perjudican a los inversores, quienes para el año que viene, si es que organizan el FIZ ’12, habrán perdido varias docenas de seguidoras que pagan su entrada religiosamente, y se han decepcionado extremadamente. Y por otro lado, el intento por hacer caja en las barras, con la venta de alcohol, me parece que ha cogido tintes desmesurados. Un 10 para la voluntad y entrega de los grupos, sobre todo a nivel nacional. Un cero para una organización que ofrece algo así como un FC Barcelona Vs Real Madrid en un lugar bastante poco apropiado.

Escrito por
Más de Xavier López

Así será la imagen de The Decemberists en Los Simpsons

Además de la imagen que estuvo rondando ayer las redes sociales de...
Leer más