FIB 2012 (Viernes): Bob Dylan, Miles Kane, Klaus & Kinski y The Maccabees

MILES KANE

Foto gracias a La gramola de Keith

Desde que se abrió la veda de los festivales en España ha habido una competición constante para ver a cual de todos traía al “dinosaurio”, musicalmente hablando, más grande. Si el BBK Live había optado por The Cure, el FIB ofrecía ayer el esperadísimo concierto de Bob Dylan. Pero antes de eso, y con bastante público para ser las 7 de la tarde, empezaba nuestra jornada con Klaus & Kinski. No parecía importar que se rozaran los 40 grados al sol. Los murcianos presentaron su Herreros y fatigas ante los más madrugadores, mayoritariamente españoles.

Y tras ellos nos fuimos a ver una de las revelaciones de este pasado año. Miles Kane no es nuevo en esto. Deja atrás The Rascals y su grupo paralelo con Alex Turner, The Last shadow Puppets, para lanzar un disco en solitario que le ha sacado de la sombra de su amigo y lanzado a la primera plana del rock internacional. Guitarreos y posturitas dignas del más rockstar. Arrancó con Rearrange, hitazo de su álbum que fue desgranando para felicidad de los presentes. Llenazo total, con un público joven y entregado que aguardaba para Dylan pero que entre medias se lanzó a corear los temas de Kane.

El mito de Bob Dylan se nos quedó pequeño. Un cantante que tiene delante un mínimo de 20 mil personas no permita que en las pantallas pueda vérsele después de pagar 200 euros de entrada es inadmisible. Un plano general fue lo máximo, ni planos medios… y desde luego, nada de fotógrafos, paralizado el backstage a su paso, sin poder acceder. Un personaje que es el emblema de la canción protesta, de la rebelión, que se permita dar un ejemplo de monarquía absolutista (desde luego ganada en la música) y de despotismo ilustrado ante su público ( joven, curioso o interesado). De qué sirve quejarse si igualmente ignora a su edad las críticas. Después de 40 discos canta lo que quiere y un misero bis de Like a rolling Stone, dando un concierto country soso y a su ritmo le bastaron para montarse la tertulia de domino con sus amigos (músicos de gran calidad, claro está). Pero no todos estaban por la labor de ver al mito. Django Django tenía la ardua tarea de competir en horario con el final de Dylan.

Sorprende para bien que el FibClub estuviese a rebosar para ver a estos escoceses afincados en Londres. Sonaron excepcionales y eso se notó en el público, que estaba entregadísimo. The Maccabees era la siguiente parada en nuestra agenda. Les vimos hace unos años en Madrid con su Wall of Arms recién publicado y parece que siguen con esa calma con la que poco a poco se han ganado al público que llenaba totalmente el Maravillas para escuchar los temas de sus tres álbumes, entre los que destacaron X Ray, First Love o Pelican.

Síguenos en Facebook: