FIB 2012 (Sábado): Delorentos, Buzzcocks, Stone Roses, Noel Gallagher y Crystal Castles

FIB

Gracias por la foto a La Gramola de Keith.

Pocas veces en un festival había tenido tantas ganas de llegar temprano al recinto. En los pocos FIBs que he podido ver inicios de tarde en el Maravillas aburridísimos y otros absolutamente alucinantes. Este iba a ser de los segundos y es que los irlandeses Delorentos fueron el primero de los grupos que tocaron en ese escenario. Precedidos por una fama más que merecida (han tocado en media España en los últimos meses y reventaron el SOS con un conciertazo impresionante) arrancaron con menos público del que esperábamos pero tanta es la calidad de estos chicos y la pasión que le ponen que poco a poco la gente se fue acercando, hasta tal punto que cuando nos quisimos dar cuenta estábamos totalmente rodeados de personal bailando y saltando. Desde aquí mi petición formal a la organización para que les den un mejor horario en su próxima (y espero cercana) visita a Benicassim.

Pero el sábado era la noche de las viejas glorias inglesas. Unas mas viejas que otras. Parece que están muy de moda las reuniones de bandas separadas hace años. Los Buzzcocks hicieron lo propio en los 80 y auú siguen con su andadura iniciada en los setenta. Como decía un amigo, lo de Miles Kane fueron posturitas, pero lo de estos señores es actitud y de la buena. Estos sesentones dieron una lección de cómo se ha de hacer mayor un músico.

Y ya metidos en el dominio de los mancunianos, llegamos a los platos fuertes de la noche. Tras la fallida de Dylan, y que Dios me perdone por ello pero sufrimos mucho para poder mantener los ojos abiertos durante su concierto del viernes, teníamos que resarcirnos. Stone Roses y Noel Gallagher, maestro y alumno aventajado. Unos recién juntados para volver a Benicassim 16 años después, otro presentando su disco en solitario tras abandonar Oasis. Noel deleitó al público que llenaba el escenario principal con temas de su disco y con algunos de Oasis. Para aquellos que hemos crecido escuchando a los Gallagher es indescriptible poder volver a oir la voz de Noel en el escenario que vio tocar a Oasis por última vez en España. Con alguna rareza de por medio como Whatever, el mayor de los polémicos hermanos se dio un baño de masas con Don’t Look Back In Anger.

Llegada la hora de los Stone Roses no cabía ni un alfiler, ni en el escenario ni en la grada de prensa. Rostros famosos del panorama musical nacional e internacional copaban las sillas de las gradas dispuestos a disfrutar de Ian Brown y compañía. Y no defraudaron. Abrir con I Wanna Be Adored que nos puso los pelos como escarpias. Para ser una banda con solo dos discos publicados han sabido cómo seguir manteniendo el nivel una década después de su separación, regalando temas como She Bangs The Drum, Made Of Stone y This Is The One. Única pega del concierto: la voz de Brown por momentos apenas se escuchaba y, como momento friki de la noche, el desfile de muñequitos de ¿Bruce Lee? que nos enseñó a cámara. Solo los grandes se pueden permitir semejantes licencias.

Y como el cupo de viejas glorias de la historia de la música, de esa que se escribe con letras de oro, había dejado nuestros sentimientos a flor de piel, era hora de relajarnos y zambullirse en la marea humana que esperaba a Crystal Castles. No nos sorprende que tengan tanto tirón ya que sus shows, lejos de ser tranquilos, son autenticas idas de olla de Alice Glass, que en más de una ocasión se lanzó al público, como viene siendo habitual en ella. Poca parafernalia sobre el escenario, pero con muchas luces casi hipnóticas, que cuando se apagaron nos dejaron tan exhaustos que decidimos que era casi mejor irnos a descansar para el último día de festival.

Síguenos en Facebook: