Estrenos… Moneyball (Bennet Miller, 2011).

MONEYBALL
Si Brad Pitt interpretara a Mourinho o Guardiola en nuestro país seguro que sería una sensación para los seguidores del balompié; ahora bien, esta cinta es acerca del béisbol, deporte que no acaba de calar en nuestro país y al cual los yanquis son tan aficionados; tanto al deporte en sí como a filmar películas acerca de los ires y venires de jugadores, entrenadores y demás implicados en el “game”.

Una servidora no es muy aficionada a las cintas de deportes, y menos todavía al béisbol, pero esto se trata más bien de un docu-drama beisbolero (si me aceptáis el término) que una peli sobre el deporte rey en USA, con permiso claro está del futbol americano, aunque bastante más aburrida que Jerry Maguire.

Pues en esto básicamente es en lo que consiste la película, una historia más acerca de béisbol, con Brad Pitt esta vez, un muy desaprovechado Philip Seymour Hoffman y Robin Wright, quien aparece de pasada.

Tanto su actor protagonista como su director Bennett Miller (nominado a los Oscar por Capote) y los guionistas Aaron Sorkin (La red social, Algunos hombres buenos) y Steven Zaillan (La lista de Schlinder, American gánster) se empeñan en afirmar que no es una película sobre béisbol, que es mucho más que eso, ya que las reglas que emplea el entrenador Billy Beane como manager de los A’s de Okland son arriesgadas y poco ortodoxas dentro de este deporte y afectan al equipo de formas diferentes.

Está expresamente hecha y basada en el personaje de Pitt, sus técnicas y el análisis de las estadísticas de los partidos, las carreras, los strikes y demás. Y es que la mezcla de deporte patrio y una impecable interpretación por parte de Brad Pitt y también el trabajo de Jonah Hill (Supersalidos) y el proyecto mueve masas al otro lado del charco.

Se habla de dinero como si se hablara de rosquillas, y fichan y despiden con una técnica pasmosa, asombrosamente no viene a denunciar nada en particular, (dada la gran tradición de los americanos a la moralina), simplemente viene a contar la historia de un cambio de reglas arriesgado para un manager al contratar a un analista novato que se basa en estadísticas y análisis computerizados para saber qué estrategias seguir para con su equipo.

Está recabando innumerables nominaciones en distintos festivales y parece ser que la crítica estadounidense la avala; personalmente no creo que sea para tanto, pero ya veremos qué tal le va en nuestro país.

Es monotemática y predecible, mantiene el mismo humor durante toda la cinta y la música es inexistente, de hecho sólo hay una canción, y el cartel, muy básico, dejando patente que Brad Pitt es protagonista del metraje.

Típica historia donde un equipo modesto y perdedor que contra todo pronóstico y por el riesgo y empeño de una persona vence a los grandes.

Para amantes del béisbol y de Brad Pitt.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 5/10