Epic Records rompe los lazos con Death Grips

DEATH GRIPS

Para cualquiera que siguiese la situación medianamente, la decisión de la compañía discográfica estadounidense, Epic Records, no debería sorprender. En un comunicado, compartido por primera vez en Pitchfork por un representante de la casa discográfica, hicieron la siguiente declaración:
Epic Records es la primera compañía musical que irrumpe con nuevos artistas. Esa es nuestra misión y nuestro mandato. Desafortunadamente, cuando la comercialización y los trucos publicitarios triunfan sobre la música en sí, tenemos que pararnos a pensar en nuestros valores fundamentales. Por ello, y con un efecto inmediato, estamos trabajando para disolver nuestra relación con Death Grips. Les deseamos lo mejor.”

La firma entre Death Grips y Epic Records fue curiosa desde el principio, para una banda que, a lo largo de su breve carrera, ha parecido no tener interés por trabajar con alguien que le ponga límites. La relación comenzó a agravarse cuando el grupo continuó con la promesa que había hecho en Twitter de compartir su segundo álbum, No Love Deep Well, meses antes de la fecha de lanzamiento propuesta por Epic. Posteriormente, su página web fue cerrada, y, tras culpar a la compañía, un representante afirmó para Billboard.biz que ellos no tenían nada que ver en ese tema. Poco después, el álbum apareció en SoundCloud, encabezando la lista de BitTorrent de música descargada en ese momento.

Ayer mismo, el grupo publicó correos electrónicos entre su manager y la discográfica después de la filtración. En él, Epic Records decía que estaban “profundamente decepcionados y disgustados por lo ocurrido”, ya que el álbum no cuenta con el Compromiso de Grabación. La banda añadió al correo electrónico el comentario: “HAHAHAHAHAHAHA NOW F— OFF.” (Que os jodan).

Lo cierto es que es difícil interpretar cómo Epic Records decidió firmar con Death Grips, un grupo que hace música rap desafiante y experimental, importándole poco o nada lo que puedan decir y opinar sobre ellos. Está claro que la filtración de su propio álbum, la fotografía de un pene en la portada, o la publicación de mensajes con la discográfica son una característica propia. O Epic Records no sabía lo que hacía cuando firmaron, o alguien lo hizo por ellos.