Entrevista Crazyminds con… Joe Crepúsculo

JOR CREPÚSCULO

Poco ha tardado El caldero, la última entrega discográfica del personalísimo Joe Crepúsculo, en calmar la sed y saciar. Salió el pasado lunes y ya se dice que, con un sonido menos sucio, éste es el mejor disco del catalán. La música actual, el cambio de sello (éste ha sido el primero de una larga lista, esperemos, con Mushroom Pillow) y una gira con las canciones reducidas a su esencia son los tópicos de nuestra conversación con Joe Crepúsculo.

Le preguntamos a Joël Iriarte si hay en El caldero un nuevo sonido, más depurado, o si es que simplemente decimos que este es su mejor disco porque es el último, a lo que él responde que está muy satisfecho con el sonido. Matiza que en esta ocasión ha sido él quien ha hecho todo (recordemos que el disco está producido por él mismo). Opina que no es lo mismo trabajar junto a alguien que pone plazos a ponerlo todo uno mismo. “No hay que limitarse, creo que hay que hacer las dos cosas”, dice, como si fuera la combinación ganadora. Hablamos de su ritmo de trabajo, dentro de un nuevo larga duración con trece canciones, Crepúsculo se ha dedicado de manera minuciosa a cada uno de los detalles: “He visto lo que creía que necesitaban las canciones, ha sido como limar un palo”, aunque apenas haya pasado un año de ese Nuevo ritmo que sorprendió en 2011 con el enorme influjo de las músicas latinas. Sobre esto último, dice que “Es un ritmo alto de producción, intenso, me gusta y lo aprovecho”. Joe aprovecha el tiempo. Cuenta que, desde que se levanta, se dedica a completar las canciones, aunque eso no es algo nuevo, eso también lo hacía “cuando trabajaba en una oficina

Enséñame a amar es, aparte del adelanto de este último trabajo, el primer single que Joe ha elegido para promocionarlo. Desde el pasado mes de enero hemos podido escucharlo, y también bailarlo… Para el que transcribe y traslada las opiniones de Crepúsculo, su música (y lo he pensado desde hace tiempo), es ideal para bailar en una discoteca. A pesar de haberse (entre comillas) depurado, y haberse pasado a un tempo más lento en El Caldero, sus canciones me siguen pareciendo para disfrutar en compañía, a primeras horas, tal vez, moviéndonos, quizá tomando algo.

Melodías setenteras para comenzar con este guiso que combina letras amorosas y cotidianas, pasando de la profundidad a la banalidad en un corte entre tema y tema, combinando ritmos (ya no con esa influencia de México, Colombia y la cumbia aunque sí pasados por el colador de la música latina). Porque, según el cantante, este trabajo ha sido una constante búsqueda de sonidos y un largo proceso de creación, desde la composición de los textos hasta la masterización.

De la distinta temática abordada en esta colección de trece canciones está el amor (siempre por encima de todo), que se deja ver en Si tú te vas, mezclado con otros, superficiales aposta, como La higuera o Una semana con los polis. Esto proporciona al que escucha “una visión de conjunto” cuyo hilo conductor es la voz y el sonido: “un conjunto visual marcado por la diferencia” entre las distintas piezas. Desde luego, llama la atención la contraposición de “toda la semana sin duchar, tumbado descalzo en el sofá, mirando películas de policías” y “si no recuerdas que el amor te haya hecho caer alguna vez, tal vez no hayas amado nunca”, comienzos de Una semana con los polis y Si tú te vas respectivamente.

Charlamos sobre la portada del disco, que muestra una ilustración de Joe Crepúsculo enorme, guisado en un caldero; y entendiendo también el recipiente como un espacio en el que se mezclan y contraponen todos los ingredientes del plato, rodeado de serpientes, sobre una hoguera de huesos y con un fondo animado por criaturas, como si de una escena bíblica se tratara. La portada es de Efrén Álvarez, a quien Crepúsculo dio vía libre: “Yo le dije que hiciera la portada y su idea me gustó”.

Quan tothom s´ha marxat es la canción en catalán del disco. Sobre el boom de la música catalana, que pega en toda la península, el cantante dice: “Vi que me apetecía hacer una canción en catalán”. Sobre fiebres como la de Manel, o grupos que cantan en catalán y tiene un público que no habla catalán y corea sus composiciones, asegura que “se trata de un efecto espontáneo, está bien que no haya esa distancia con el catalán”. Después recuerda de manera entrañable un concierto en el que Manel y Nacho Vegas compartieron cartel en Madrid y en el que la gente coreaba los temas en catalán sin prejuicio alguno.

¿Grupos afines? Crepúsculo cita a Klaus & Kinski, Grupo de Expertos Solynieve, La estrella de David, Diploide o Punsetes. En el panorama internacional, aparte de clásicos como Led Zeppelin, disfruta con lo último de Madonna, MIA o Lana del Rey.

¿Sobre el cambio de sello discográfico? “Estoy muy contento, espero estar muchos discos aquí”, dice refiriéndose a Mushroom Pillow.

¿Y gira? De momento está confirmado el Primavera Sound y el FIB, pero habrá gira, y en ella brillará “la contundencia de lo simple, en esta gira buscaremos lo simple, cada vez la hemos hecho distinta”, afirma alguien que dice: “me gusta que la gente se lo pase bien en los conciertos, y que el público cante”.

Pregunta obligada…difusión de la música por internet y Megaupload. “Que alguien se beneficie de los demás no mola nada, pero con esto no hay que demonizar a internet” y Megauploadno era tan libre como imaginábamos, se estaban enriqueciendo”.

Hablando de todo un poco, cerramos esta conversación con un Joe Crepúsculo satisfecho y al que esperamos ver en directo pronto para degustar El caldero en vivo.

Más de Javier Muñoz Ortega

De lunes en el Nasti con Brothertiger y Teen Daze

Foto: Juan Carlos Muñoz Cada vez me gusta más ir a conciertos...
Leer más