Enofestival: Un brindis por la música española

NACHO VEGAS

Cómo mezclar la cultura española en un festival. Desde luego, con grupos españoles que nos sobran en calidad, un buen vino español y, cómo no, qué más castizo que el barrio de Carabanchel para disfrutar este plato mediterráneo.

Siempre repetiremos la importancia de fomentar la cultura en España, exportamos la dieta mediterránea pero no tanto la música. Las marcas de bebidas suelen estar siempre relacionadas con nuestros festivales o conciertos. Pero, ¿y el vino?

Nos ha encantado la propuesta del Enofestival por su valentía en fomentar varios aspectos de nuestra cultura (que no siempre valoramos por encima del producto exterior).

Entre conciertos, dejaban un tiempo para disfrutar de los vinos, cosa que aprecio ya que en la mayoría de los festivales tienes que quedarte en buena posición frente al escenario para no perderte aquella actuación que tanto te interesa ver.

Para mí, se convirtió en una experiencia diferente respecto a otros festivales, una pequeña tertulia con un vino entre conciertos, disfrutar de las catas, conocer a gente nueva y no perderme ni un concierto.

Los conciertos arrancaban en la sala Box de el Palacio de Vistalegre con una nueva promesa que acaba de fichar con Limbo Starr: Modelo de Respuesta Polar. En mi opinión, se están mereciendo a pulso subir poco a poco a los primeros puestos de los carteles. Subieron al escenario con mas ilusión que nunca por su nuevo proyecto del que sólo hemos podido escuchar un tema La guerra y las faltas

Entre los artistas destacados, estaban Nacho Vegas, Christina Rosenvinge, The New Raemon o The Right Ons.  Destacaría la energía de estos últimos para cerrar el festival junto con Tachenko dando una sobremesa llena de energía.

Nacho Vegas ofreció también una cata con temas como Días extraños, de su disco del 2005 El tiempo de las cerezas, continuando con temas como Perplejidad  y Cómo hacer crac. Nunca he sido muy fan del de Gijón, muy tranquilo para ser un festival, la verdad. Siempre se degusta mejor un buen vino en el calor de una pequeña taberna… ¡a ver si alguna se puede costear su caché!

Christina Rosenvinge presentó temas de su último disco La joven dolores, y también disfrutamos de un New Raemon capaz de endulzar cualquier vino peleón con sus canciones llenas de melancolía que tanto nos gustan.

Señores del Enofestival : ¡Otra ronda!