El próximo viernes 30 recorreremos los últimos metros del “Camino Ácido” de Ángel Stanich

Nunca olvidaré la primera vez que vi a Ángel Stanich sobre un escenario. Era un completo desconocido y ni siquiera tenía completo su primer álbum, pero allí estaba teloneando a Corizonas en la sala Plateruena de Durango en el 2012. Nos lo presentaba el propio Javier Vielba (productor de su álbum), asegurando que este chico llegaría muy lejos, y qué decir del ojo del vallisoletano para estos menesteres, no podía haber elegido mejor a la hora de apadrinar a este particular personaje y grandísimo músico.

Ángel salió sólo al escenario, sin más elementos que su guitarra acústica, su melena rizada que me encanta, y esa voz, esa particular forma de cantar. Al principio pensé, ¿pero qué broma es esta?, pero canción a canción nos iba hipnotizando precisamente por eso, por su particular voz, no podías no mirarle ni escucharle. ¿Te gusta? No tienes ni idea… Pero, ¿de dónde ha salido este tipo?, si ni siquiera estaba anunciado en el cartel.

Poco tiempo después lo escuché en Radio 3, y como no lo reconocí a la primera, no pude despegar mis oídos de la radio. Tiene algo, un magnetismo, un je ne sais quoi, que hace que quieras más.

Al escuchar varias veces su primer álbum homónimo Camino Ácido, nos cercioramos de que efectivamente echábamos de menos alguien así en escena musical de nuestro país, pues pese a su corta edad es uno de los letristas más profundos y sugerentes de este país, con un disco que podríamos definir como adictivo.

Y qué decir de sus directos, su rizada melena se mueve a ritmo de Metralleta Joe y de Mezcalito como un auténtico torbellino, y precisamente eso es lo que vemos en sus directos, dinamita pura, con una gran banda. En el último concierto en el que le pudimos disfrutar (en el pasado Sansan Festival de Gandía), descubrimos además a todo un showman, un tipo que a pesar de estar cansado de hablar, no lo demuestra con su público, con el que intercambia hasta chistes.

Su extensa gira con este Camino Ácido está llegando a su fin y tan sólo quedan dos fechas para finalizarla. Nuestra cita con este magnífico artista (ya tiene que estar cansado de hablar y de que le digan ermitaño), será la penúltima, de este fin de gira, justo antes de fin de año, el día 30 de diciembre en la sala Dabadaba de Donostia.

El fin de gira será el próximo 21 de enero en la sala But de Madrid.

Nosotros no encontramos mejor plan para ese día, el penúltimo día del año, disfrutando del penúltimo concierto de la gira de Ángel Stanich. Si no podéis asistir, tranquilos que os lo contaremos todo aquí.