El Hard Rock madrileño acogerá la oscura sofisticación de Jace Everett

Hay tipos cuya oscuridad resulta sensual y elegante. La contraindicación de este extraño talento es el llamado estigma Chris Isaak. El trastorno provoca la consideración de músicos para tías a quienes la padecen. Ningún parecido evidente con la realidad. Tras la artificial sofisticación de esta tipología musical se esconden paisajes tristes y maléficos. El mal te tienta en las letras de seres como Jace Everett.

Su country sucio y sureño insulta a las quebradizas mentes cerradas y te anima a divertirte pecando. No todos tenemos el valor de mostrar a ese tipo engreído y libertino que encerramos con llave en nuestro interior. Ése es el mérito de un músico iconoclasta que desembarca en el Hard Rock madrileño con Terra Rosa bajo el brazo. Su nuevo trabajo ahonda en las inquietudes musicales del músico de Indiana y ahora es el momento de apreciarlo en directo.

Oportunidad única de ver la nueva muesca en el revólver de un guitarrista ingenioso y talentoso como pocos eclipsado por el estigma Chris Isaak. Este momento de su carrera parece idóneo para demostrar que los destellos de su carrera son algo más que eso. Mientras, disfrutaremos de su blues mezquino. Además, nos daremos el gustazo de comprobar in situ el sonido maléfico de Bad Things. Demasiado buena como para ser recordada únicamente como cortinilla de una serie aburrida. Maldita HBO. No te preocupes. El carisma y la guitarra de Jace Everett construirán nuevos recuerdos que impidan que la asocies con True Blood.

Apúntalo. Tienes una cita con el mal el 8 de mayo a las 20 horas en el Hard Rock de Madrid.