El Caballero Errante y La Espada Leal de Ben Avery y Mike S. Miller

EL CABALLERO ERRANTE Y LA ESPADA LEAL
EDITORIAL: Debolsillo

El éxito de la serie de HBO Juego de Tronos, que adapta la primera de las novelas (con el mismo título) de la saga Canción de Hielo y Fuego de George RR Martin, ha conseguido que la particular fantasía del autor americano se extienda más de allá de quienes ya lo conocían a través de sus libros (un poco en la misma línea que ocurrió con Tolkien después de que Peter Jackson adaptara El Señor de los Anillos). De esta forma, ahora es normal encontrarlos en las estanterías de las librerías y empezar a descubrir merchandising con los blasones de los Stark o Lannister. Cada vez hay más gente que sabe a que te refieres si les dices “Se acerca el invierno”. En esta línea Debolsillo ha reeditado los cómics El Caballero Errante y La Espada Leal de Ben Avery y Mike S. Miller.

 

Los cómics son adaptaciones de los primeros dos relatos, de un total de tres existentes hasta el momento, de los Cuentos de Dunk  y Egg que Martin escribió como una especie de precuela a su saga principal. La acción, tanto en los relatos como en los cómics, nos lleva cien años antes de lo ocurrido en Juego de Tronos. Duncan o Dunk es el paje, algo ya crecidito, de un caballero errante (no tiene señor sino que viaja ofreciendo sus servicios) que muere en el camino. Dunk decide entonces hacerse pasar por caballero y acoge en el proceso a Egg, un joven que es mucho más de lo que aparenta. A través de sus aventuras descubriremos el mundo de intrigas que Martin despliega más tarde en sus cinco novelas principales (la última recién salida del horno y a la espera de las sexta y la séptima que cerrarán el ciclo).

Ben Avery consigue un guión correcto aunque, en mi opinión, sin mucho mérito. No podemos olvidar que la historia original es de Martin y la labor de Avery se centra en adaptar la narración al formato cómic. No obstante, en sus páginas la trama se muestra completa con un ritmo ágil, sin que las partes que, por necesidad han sido reducidas, nos impidan apreciar los matices de los distintos personajes o comprender la red de intrigas que motiva a las casas nobles de la tierra de Westeros.

El dibujo de Mike S. Miller hace que los cómics lleguen a merecer la pena. Mientras que la HBO apostó por una ambientación oscura (en más consonancia con lo que fue la Edad Media real),  Miller decidió encaminarse en el camino de la idealización y llenó el mundo de  Canción de Hielo y Fuego de luminosidad y colorido que ocultan la fachada real de los distintos personajes. Los malos poseen brillantes armaduras, ingeniosos blasones y los buenos no necesitan adornos externos porque ya brillan por sí mismos. De acuerdo, una moraleja sencilla y directa, un blanco o negro que sin embargo, según vamos leyendo (al igual que con las novelas de Martin), descubrimos que está lleno de grises. La majestuosidad del conjunto salva los fallos de Miller a la hora de detallar los personajes. Se nota que es un hombre curtido en Marvel y DC porque busca un perfeccionismo que le impide arriesgarse y sorprender o transmitir los pensamientos y sensaciones de los protagonistas (siempre tienen la misma cara).

Los dos cómics constituyen una buena manera de acercarse al mundo de George RR Martin sin reventar la historia de sus novelas (si ves la serie te arruinará el primer libro). Al igual que si tienes duda sobre Tolkien, es mejor leer primero El Hobbit que el Señor de los Anillos, los Cuentos de Dunk y Egg son una buena opción para tantear el agua antes de lanzarse. Pero, si de verdad estáis interesados, buscad los relatos de Martin, aunque son bastante difíciles de encontrar en España. Que yo sepa, están publicados en dos antologías de PlazayJanes: Leyendas y Leyendas II.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 5,5