Edwyn Collins habla de su experiencia tras superar una hemorragia cerebral en 2005

EDWYN COLLINS

Edwyn Collins, miembro de la legendaria banda Orange Juice, sufrió en 2005 una hemorragia cerebral que le provocó la pérdida del habla y lo dejó sin poder moverse. Por si esto no fuera ya de por sí lo suficientemente grave, mientras se recuperaba cogió una infección. Le siguieron dos años de terapia para recuperar la movilidad y el habla. Ya recuperado, Collins presentó el pasado año su nuevo álbum, Losing Sleep, cuya reseña habéis podido leer aquí en Crazyminds. Spinner ha podido hablar con él y la primera impresión que se ha llevado el redactor es que el sentido del humor de Collins parece estar intacto. En Crazyminds te resumimos algunas de las declaraciones del músico, que ha contado, entre otras cosas, cómo aprendió a escribir de nuevo o cuál es el futuro de Orange Juice.

Superar un problema de salud de este calibre ha cambiado a Collins, que ha escrito algunas canciones inspiradas en su experiencia como Losing Sleep, What Is My Role o Do It Again. “A veces me preocupaba por el cuerpo y la mente, que no funcionaba. Otras veces bromeaba y pensaba “Yo solía ser un intelectual”. Me gustan mis antiguas canciones, pero soy más directo ahora. Esto me ha hecho simplificar mi forma de pensar y cambiar el enfoque que tengo de las cosas”.

A pesar de que el proceso de recuperación fue duro y largo, la inspiración no lo abandonó. De hecho, la recuperó en el hospital: “Teniendo en cuenta que entonces apenas podía hablar, increíblemente fue así. Ocurrió en el hospital. Empecé a cantar canciones tontas, como en broma, y la canción Losing Sleep no tardó en llegar. Era una broma, humor negro, pero no podía dormir, así que pensé en escribir una canción de rock al respecto”.

Fue al salir del hospital cuando surgieron las colaboraciones con las que cuenta el álbum: Johnny Marr, Ryan Jarman de The Cribs y Alex Kapranos de Franz Ferdinand. Marr y Kapranos no son unos desconocidos para Edwyn Collins. Al primero lo conocía ya desde su época con The Smiths y el segundo puso la voz a un documental sobre Collins y ya conocía su trabajo desde Orange Juice. “Sabía que para Johnny no sería un problema, sobre todo después de trabajar con Morrissey. Y me gusta el trabajo de Morrissey, no me malinterpreten. Me reuní de forma individual con Alex y Johnny para enseñarles lo que quería. En aquel momento yo sólo podía trabajar con un brazo, pero fue sencillo”.

Tampoco es que le haga falta rodearse de colaboradores porque Collins conserva su oscura voz de barítono con la que se defiende más que bien. Él dice que el mejor rock es a veces oscuro y que le resultó más fácil cantar que hablar. Tal es así que ya ha ofrecido algún que otro concierto: unos 100 o 120 minutos de actuación sin cansarse, lo que es ya todo un logro porque además ha tenido que volver a aprender a tocar.

Seguro que no falta público a sus conciertos porque Losing Sleep ha tenido muy buenas críticas pero, aún así, es inevitable preguntar si Orange Juice volverían a reunirse: “Nunca. Me gusta ser el jefe, ser un artista en solitario. Cada miembro de la banda está ocupado haciendo lo suyo, así que no habrá reunión”. Y es cierto eso de que le gusta ser el jefe porque, además de publicar disco, ha empezado a producir a otros artistas como Frankie and the Heartstrings.

Por último, ¿algún mensaje para las personas que han sufrido un derrame cerebral o algún problema físico?. “Que hay que perseverar. Cuando estaba acostado en la cama, los médicos decían que había que aceptar la situación. Grace me ayudó, me presionó para que hiciera una terapia más, para que hiciera yoga… Es verdad que la enfermedad es diferente en cada persona, pero creo que lo que digo es simple: No hay que perder la esperanza y, tal vez, escuchar algo de rock and roll”.

Sin duda, todo un ejemplo de superación.

Escrito por
Más de Colaborador

Dave Davies detiene todas las especulaciones sobre el regreso de The Kinks

El pasado mes de abril, surgieron rumores sobre una posible vuelta de...
Leer más