Depedro, nuevo single: Hombre bueno

Cuando me comprometí con Crazyminds a comentar el esperado tercer trabajo en solitario de Jairo Zavala La increíble historia de un hombre bueno, tenía claro que era de justicia recomendar sin peros su compra. Pensarán que sugerir un disco que aún no ha salido y mucho menos escuchado es insensato, tienen ustedes razón, lo siento, pero sigo insistiendo, deben comprarlo.

Intentaré justificarlo, para ello nada mejor que repasar su carrera en solitario. Regresando al año 2008 una noche, viendo el último intento de programa musical de calidad en TVE No disparen al pianista, invitaban a un desconocido Depedro. Ignorante de la existencia de la Vacazul, no entusiamándome el buenrollismo Amparanoico y enredado en esa época en la rumbita trompetera de Muchachito y el flamenco de calidad de Elbicho, me dispuse a ver el programa con más intención de ver a la rubia del flequillo que al invitado de turno. Por cierto, dicha colaboradora años después se echó a perder en la depredadora programación de Tele 5.

 

Pero de repente comenzó a sonar aquel muchacho de camisa vaquera y largas patillas y todo cambió. Noté algo diferente, cuidado, elaborado, casi artesano y sobre todo me invadió una extraña sensación fronteriza, no con Francia o Marruecos, sino con Texas, California y Arizona. Sonaba casi español, casi mexicano, casi americano. Sonaba a la Teta Enrroscada de Abierto Hasta el Amanecer, a comida Tex-Mex y a los espaldas mojadas añorando a su amada hispana.

 

Me gustó lo suficiente para que a la mañana siguiente me dispusiera con curiosidad a esa cosa cada vez más rara y altruista que es comprar un disco. Recuerdo que por aquel entonces trabajaba en la Castellana, me acerqué a esos grandes almacenes de Nuevos Ministerios con nombre muy anglosajón y educadamente pregunté a la dependienta de la sección de música por el disco de un tal Depedro: “Ni idea, espere que busque en el ordenador”. “Sólo tenemos dos”, me contestó. Sobra decir que salí de dichos almacenes dejándoles sólo con uno y preguntándome quien compraría el otro. Llegué a mi casa, por aquel entonces vivía en la Usera que acogía los primeros establecimientos chinos, junto con mi recién estrenada esposa, y comencé a escuchar el disco. Me gustó, me gustó mucho.

 

Me impactaron letras como La memoria, Como el Viento, Equivocado; versiones como Llorona; homenajes como Miguelito, canción que cierra el disco, añorando a su amigo el Lichis. Temas en inglés, debo señalar que un presente tiene serios e irracionales prejuicios con los grupos españoles que sólo cantan en dicho idioma, pero a él se lo perdono, al fin y al cabo sólo son un par de temas. Entiéndanme, emulando al maestro Joaquín, mi patria es el idioma: si quiero escuchar un grupo en inglés miro a Londres, Liverpool, Nueva Orleans… Repito: uno es prejuicioso. Aquel Bésame mucho de los Beatles me traumatizó de chico.

 

Por encima de todo, lo que más me agradó del disco era ese maldito sonido fronterizo. Tiempo después todo encajó, tiene un origen, Calexico. No sólo como fuente de inspiración, Jairo es colaborador y músico ocasional de la afamada banda. Si Calexico toca en la ciudad de la cual robó su nombre, no es difícil imaginar a Depedro al otro lado de la valla en Mexicali. Igual ocurre si tocan en San Diego o en El Paso, es fácil imaginar a Jairo en Tijuana o Ciudad Juarez. Ambas bandas se tocan, se acarician, se gustan. Pero ojo, como si de dos ciudadanos se tratase, cada uno de ellos a un lado de la frontera, les separan infinitas diferencias. Entre ellas claro está, la lengua.

 

Ambos grupos podrían sonar en la radio de un coche de patrulla de la D.E.A. persiguiendo al escurridizo Heisenberg de Breaking Bad o poner banda sonora a las palabras de la magnífica y aterradora novela de Don Winslow El Poder del Perro. Al igual que los héroes y villanos de ambos ejemplos, sólo tienes que decidir o aceptar de qué lado estás del muro.

 

Tres años después publicó Nubes de papel, con un sonido más electrónico pero sin perder su identidad. Joyas como Eternamente (A un gran amigo y además primo hermano este tema le recuerda a Franco Battiato no se qué decir… pero lo menciono), Mientras espero, Tu mediodía y Diciembre hacen de este disco un trabajo cálido, dulce, esférico, sin aristas. Me cuesta recordar en nuestro idioma una obra tan redonda tal vez el Eco de Jorge Drexler.

 

Jairo demuestra en sus proyectos ser un tipo meticuloso, no sólo en su sonido también en sus imágenes. Diciembre y Nubes de Papel así lo demuestran. He tenido la suerte de verle en dos ocasiones en la Joy Eslava. Sus directos son limpios, las notas se pueden tocar, respirar, músicos en estado de gracia y esa trompeta, la susurrante trompeta que te llega al alma. Además, para los nostálgicos incluyeron una versión del Blister in the sun de los Violent Femmes (curiosamente reivindicados últimamente por gentes tan dispares como Arcade Fire y los Delinqüentes)

 

Pues sí señores, viendo el resultado de sus dos trabajos, me aventuro a pronosticar un tercero a la altura. Corran, marchen y el 9 de abril compren, a ser posible en un pequeño comercio, el tercer disco. Un adelanto, su primer single. No nos podemos permitir que este tipo no pueda vivir de la música:

Para finalizar permítanme la licencia de contaros una anécdota. En la actualidad, en el colegio donde trabajo, la profesora amiga de Educación Física (nunca gimnasia) está enamorada musical y pasionalmente de Depedro, hablando de su belleza otra profesora también amiga de Infantil me comentó “que mal gusto tiene” “no mujer, creo que has tenido una confusión, no se refiere al autor de Golosinas” contesté….. Pues sí señores, el muy cabrón además es guapo. Si ustedes son féminas enamoradizas ya tienen otro motivo más para adquirirlo, igual que en los viejos discos de Sabina, este lo mismo también viene con fotos.