David Byrne & St Vincent – Love this Giant

DAVID BYRNE & ST VINCENTHace bastante tiempo, en los días en que la música empezaba a llamarse a sí misma “industria”, algún genio del mal acuñó el término supergrupo. Básicamente un supergrupo consistía en la reunión de los talentos creativos de bandas que estaban en la pomada en lo que se suponía que debía ser una especie de aquelarre de creatividad y la penúltima vuelta de tuerca de la música popular. Ahí estaban bandas como Cream, Yes o Genesis, que en su día lo petaron. Lo petaron muchísimo.

El destino de estas bandas solía ser bastante predecible y su final bastante prematuro. Ya se sabe: la lucha de egos y el choque de personalidades lleva formando parte de la mitología del rock & roll desde que Lennon y McCartney empezaron a componer en esquinas opuestas del estudio. Pese a todo, también es cierto que esta guerra de ingenio muchas veces nos ha regalado momentos gloriosos cuando el producto final conseguía ser coherente. Sin embargo, existen casos (como el que nos ocupa) en los que el resultado suele ser distinto.

El pasado 10 de septiembre salía a la luz Love this Giant, el retoño que dos de las figuras mas inquietas de la escena musical, Annie Clark a.k.a. St. Vincent y David Byrne a.k.a.”hago lo que me da la gana por que soy un genio y punto”, llevaban gestando desde 2009. El álbum inicia con Who, canción que sirvió como prometedor adelanto del mismo el pasado junio. Un enérgico toma y daca entre la Clark y el líder de Talking Heads que resulta ser una de las canciones mas logradas del disco, uno de los pocos momentos en los que la balanza parece no declinarse por ningún contendiente, cosa que no volverá a suceder hasta bien pasado el ecuador en Lazarus, la canción mas equilibrada del disco y lo que a todas luces apunta a segundo single.

Y es que Love this Giant parece toparse con las mismas trampas en las que suelen caer este tipo de proyectos. En ocasiones, uno de los dos miembros del entente parece eclipsar al otro, como sucede en temas como Lightning (sustituid los metales por sonidos de sinte y sí, estáis escuchando Strange Mercy) o The one who broke your heart, en la que St.Vincent es engullida por el africanismo de los Talking Heads de Remain in Light.

En otras, y éste suele ser el peor de los casos, el aprecio y la admiración que siente el uno por el otro a lo único que conduce es a dormirse en los laureles probablemente por dorarse mutuamente la píldora en exceso. Se gustan mucho y con razón. Ice age y I am an ape, nada nuevo bajo el sol. Luego están los cortes como Weekend in the dust o I should watch TV que sufren en exceso los males de las colaboraciones a distancia al carecer de la espontaneidad y homogeneidad que surge de trabajar codo con codo. Los metales del arreglo que aparecen a lo largo de toda la duración del disco parecen el único hilo conductor en canciones que suenan algo deslavazadas.

En definitiva, son demasiados años por parte de ambos poniéndose el listón cada vez mas alto como para considerar este Love this giant una obra cumbre en la carrera de alguno de los dos, si bien un punto desde el que partir para futuras colaboraciones.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 5/10

  • Pingback: LOS MEJORES DISCOS DEL 2012 (Internacional): Del 40 al 31… | CrazyMinds. Música indie.()