Cymbals Eat Guitars estrenan nueva canción (con curiosa historia detrás)

Ya sabíamos que Cymbals Eat Guitars vuelven con nuevo disco el próximo 16 de septiembre, pero ahora ya podemos disfrutar de una nueva canción titulada 4th of July, Philadelphia (SANDY). Se trata del segundo adelanto que podemos escuchar del cuarto trabajo de la banda estadounidense tras Wish. Os recordamos que este nuevo disco se va a titular Pretty Years y saldrá publicado bajo el sello Sinderlyn/Captured Tracks.

Al respecto de esta nueva canción, el cantante de la banda Joseph D’Agostino ha dicho lo siguiente (ojo porque la explicación tiene miga): “Los Cymbals estábamos a mitad de una gira veraniega de 7 semanas y dio la casualidad de que estábamos en Filadelfia el 4 de julio sin ningún concierto que ofrecer debido a que era fiesta nacional. Me he llevado bien con Alex G desde que hicimos una gira conjunta en 2014, y Sam y Alex me invitaron a pasar tiempo con ellos y tirar unos cuantos fuegos artificiales. Me me encontré con ellos en un aparcamiento en Kensington donde estaban pasando el rato con sus amigos. No había más espacio en la furgoneta de la banda, así que me llevó uno de los amigos de Alex, que resultó estar extremadamente borracho. Empezó a conducir de una forma muy errática, y cuando llegamos al parking donde habíamos quedado con los demás, atravesó un pequeño encuentro de gente que estaban encendiendo velas romanas y bengalas. Todos en el coche estábamos completamente aterrorizados. El conductor paró el coche no muy lejos de donde acababa de destrozar los fuegos artificiales y empezó a alejarse. Los demás conseguimos recuperar el aliento y agradecer que no nos hubiera pasado nada, pero de pronto dos caballeros que daban mucho miedo, uno con una pistola y el otro con un 2 x 4, vinieron hacia nosotros. Estaban justificadamente furiosos, ya que sus hijos y familiares habían estado muy cerca del lugar por donde nuestro coche pasó a toda velocidad. Ellos también están muy borrachos, y aunque estaba sobrio, me vi tirado sobre el suelo y amenazado, tras la que tuve que convencerles de que estábamos totalmente sobrios y que nosotros no éramos quienes conducíamos el coche. Las cosas podrían haberse complicado muchísimo para nosotros si yo no hubiera sido capaz de hacerles entrar en razón. Encontraron al conductor más tarde y le hicieron perder el conocimiento con un 2×4 y Alex le tuvo que llevar al hospital a las 4 de la mañana. En los días siguientes, fui capaz de quitarme de encima una depresión que me había estado persiguiendo la mayoría del año hasta ese momento. Estaba contento de estar vivo y empecé a darme cuenta de nuevo de la belleza del mundo. Lentamente, de nuevo la rutina empezó a ensuciar esta claridad como siempre ocurre”.

Menuda historia, ¿verdad? Escuchemos la canción para ver si por lo menos una inspiración tan rebuscada ha tenido como resultado un temazo.