Corizonas en las fiestas de Valladolid

CORIZONAS

Son las fiestas de Valladolid y anoche ocurrió algo que esperábamos desde hace tiempo: el triunfo del trabajo y el buen hacer de Arizona Baby, formación de la localidad que desde hace años han potenciado y dado una importancia vital a la escena independiente castellana. Y lo hicieron como Corizonas, su formación menos pucelana pero a su vez más completa.

Antes de que Corizonas mostrarán los temas de su disco The News Today y otras desventuras, caldearon la preciosa Plaza Mayor el grupo de la ciudad Dehra Dun. Con un concierto de versiones en formato muy personal, dieron la razón nuevamente a todos aquellos que apoyan la escena de garitos y locales de la ciudad y nos obliga a nosotros a su recomendación por la calidad y diferencia de su música respecto a lo existente en la actualidad.
A las 11 de la noche, con una puntualidad ejemplar, fueron saliendo poco a poco los integrantes de Corizonas. Trompeta, 3 o 4 guitarras, dependiendo de si Javi Arizona ayudaba con sus cuerdas, batería, y un contrabajo hipnótico, comenzaron a mostrar lo que han ido aprendiendo entre uniones, acuerdos y conciertos en común.

Javier Vacas nos explicó la historia (inventada pero graciosa) de como conoció a Javi Arizona para dar pie a la versión realizada por su unión anterior, Dos Bandas y Un Destino, del tema de Black Sabbath Supernaut, uno de los momentos más movidos de todo el concierto.

Uno de los frontman más populares del panorama independiente actual, Javier Vielba, se mostró durante toda la noche realmente emocionado por estar realizando aquel concierto en la mejor ubicación de la ciudad, en el mejor momento, sus fiestas, y ante un público entregado que prácticamente llenó la plaza hasta arriba.

Y en esa entrega, nos quiso recordar a todos que debemos apoyar la escena musical independiente de la ciudad. Sé que es algo a lo que ya hemos hecho referencia, pero al igual que él, queremos repetirnos. Y es que, tanto en mi ciudad como en la tuya, y como dijo Javier Vacas, cada euro cuenta. Para rematar esta argumentación, una de las canciones que se han convertido con el paso de los años en himno de la ciudad: Shiralee. Posiblemente había mejores temas, pero no más representativas.

Toda gran banda tiene grandes integrantes y Corizonas luce con grandes músicos. Pero por tocar también en su ciudad y por la calidad a las cuerdas, debemos acordarnos de Rubén Marrón, quién ya llevará el peso de la guitarra de Arizona Baby con una maestría difícil de igualar, ahora en Corizonas luce menos por lo eléctrico de su exposición, la trompeta y la fuerza de una percusión que ha pasado a ser una importante batería. A pesar de ello, en cada directo Rubén demuestra que es uno de los mejores guitarristas del país, sin ningún género de dudas.

Para finalizar la fiesta, y ante la reiterada pregunta de Javi Arizona al público: “¿Estáis vivos?” y a los propios integrantes de su grupo a modo de presentación, a la 1 de la mañana daba por finalizada la fiesta y el homenaje que se dio a la música de guitarras y el espíritu independiente del arte. Una fiesta que con Corizonas resulta difícil de mejorar.

Síguenos en Facebook:

¡Y también en twitter!