Clem Snide y los fantasmas de la memoria

Fecha: 5 de Octubre de 2011

Lugar: Sala Siroco (Madrid)

Con la que está cayendo en la industria musical, mantenerse una década en el tintero parece toda una hazaña. Quizás por ello Eef Barzelay se atrevió anoche a retar a los fantasmas de la memoria y recuperar uno de los discos más aplaudidos de su época con Clem Snide, ahora que se cumplen diez años de su publicación. El elegido, The Ghost Of Fashion, ese álbum en el que Eef y los suyos bañan su sonido americano de un pop elegante y amable.

Así, y con los barceloneses Partido como fieles escuderos, Barzelay abría su gira española en la madrileña Sala Siroco, cuyo aforo se quedó a todas luces insignificante ante la llamada del líder de Clem Snide. Quizás por ello el concierto comenzó con algunos titubeos por parte de cantante, que quizás no se esperaba una respuesta tan sentida por parte del público de la capital. Pero lejos de naufragar, el norteamericano se agarró con fuerza a su micrófono dejando que la música hiciera su papel. Y con esos aires de Buddy Holly moderno, con el convencimiento de aquel que sabe que no tiene nada que perder, que conoce lo que es fracaso, el artista se lanzó en busca de una música que, para muchos de los presentes, forma ya parte de nuestra educación musical.

Superado el shock inicial, tuvo que llegar el ritmo trotón y campestre de Don’t Be Afraid Of Your Anger para que las piezas sobre el escenario terminaran de encajar. Antes habían sonado la muy tarareada Let’s Explode y los aires ‘beatlianos’ de Ice Cube, uno los temas más potentes de The Ghost Of Fashion. Sin embargo, la buscada comunión entre la banda y el público llegaría con la caótica Evil vs. Good, que con esos tímidos versos de Eef, daba paso al gran momento de la noche.

Con los años Moment In The Sun se ha terminado convirtiendo en el tema más conocido de Clem Snide, en esa canción que pudo hacer de la banda unas auténticas estrellas, pero que terminó perdiéndose en la memoria colectiva. Quizás por ello, anoche Eef la interpretó como si fuera la última vez, como si ya no pudiera hacer nada más por ella. Un último aliento con el que el público volvió a sentirse como en casa, zarandeado por ese final que uno nunca sabe muy bien cuando quiere que termine. Y aunque todavía quedaban en el guión canciones como Joan Jett Of Arc, Junky Jews o Ancient Chinese Secret Blues, el ‘daño’ ya estaba hecho.

Los aires de despedida de No One’s More Happy Than You sirvieron de amago para bajar el telón, pero pronto regresaba Eef para presentar a sus compañeros de gira, Partido, que interpretaron dos canciones de su repertorio propio. Considerados como los “Clem Snide españoles”, si algo demostraron ayer los barceloneses en la Sala Siroco es que saben cumplir, tanto como banda de acompañamiento, como cuando se quedan solas sobre el escenario. Con un sonido sobrio y compacto, permitieron que Eef se sintiera cómodo en su papel de pequeño crooner, de intérprete de un repertorio que anoche parecía casi ajeno a él.

La noche daría todavía para algunas canciones como I Love The Unknown, extraída de Your Favorite Music, sin embargo, una vez cumplido el trato entre Barzelay y el público poco quedaba ya por decir. The Ghost Of Fashion había vuelto a renacer, aunque fuera sólo por una noche (once, si contamos todas las fechas españolas previstas); con sus letras amargas, con sus aires de bienvenida a una música que parece de otro tiempo. Y es que resulta curioso como juega nuestra memoria. Transcurrida sólo una década de su publicación, el disco de Clem Snide ha permanecido como una de esas fotografías que miramos de vez en cuando para recordar nuestra adolescencia, para rebelarnos contra el paso de los años. Un ejercicio de nostalgia que ayer terminó por triunfar, a pesar de las adversidades, esas en las que Eef Barzelay parece sentirse tan cómodo.

Escrito por
Más de Javi F.

M. Ward nos muestra otra canción de su próximo LP

Seguimos presentándote las canciones del próximo disco de M. Ward. Si hace...
Leer más