Chris Cornell dedica una versión de los Beatles a Paul McCartney