Bob Dylan, acusado de plagiar el discurso de su premio Nobel

Meses después de la concesión a Bob Dylan del premio Nobel de Literatura, se siguen generando titulares y polémicas nuevas en torno a la figura del artista estadounidense. La última en sumarse a la lista ha sido la del plagio parcial de su discurso de agradecimiento. Dicho discurso debía ser enviado antes del 10 de junio, día en el que expiraba el plazo, requisito obligatorio para poder recibir los 820.000 euros que acompañan al premio. Y como todo los acontecimientos ocurridos alrededor de este polémico nombramiento, la Academia sueca no tuvo noticias de Dylan hasta casi el último momento.

El veterano compositor fue propuesto por los responsables de los premios Nobel, en octubre de 2016, a optar al dedicado a Literatura, por la importancia que han tenido  las letras de sus canciones sobre la sociedad y el propio devenir de Estados Unidos. Pero el artista no se pronunció al respecto, ni para aceptarlo ni para rechazarlo, hasta varios meses después, silencio que la Academia de Suecia se tomo como una falta de respeto hacia ella. Finalmente, Bob Dylan reconocía su premio, pero la lista de desplantes del artista hacia aquellos que habían tenido a bien premiar su carrera y su aportación a la cultura, no cesó ahí. En diciembre rehusó asistir a la ceremonia anual de entrega de estos premios, por motivos personales, tal y como explicó en un comunicado, y en su lugar envió en representación a su amiga, la también cantante y compositora, Patti Smith. Y no ha sido hasta abril de 2017, aprovechando la parada de su última gira, en Estocolmo, cuando se le ha podido hacer entrega en persona, y en la intimidad, del premio en cuestión.

Recientemente todo esto ha vuelto a estar de actualidad, ya que una periodista de Slate Magazine ha desatado la polémica, afirmando que parte del discurso de aceptación de Dylan, que tiene una duración de 27 minutos, ha sido plagiado de algunas de las publicaciones del medio web, SparkNotes. Éste portal fue creado en 2001 por cuatro alumnos de la universidad de Harvard, y donde se puede encontrar numeroso material relacionado con la Literatura, con el fin de ayudar a los estudiantes.

En el discurso el artista hace un viaje por todas aquellas novelas y autores que le han acompañado a lo largo de su vida, y que le han servido de inspiración para desempeñar su música. Nos habla desde los libros que le obligaban a leer en el colegio como, Don Quijote, Ivanhoe, Robinson Crusoe, Los viajes de Gulliver o Historia de dos ciudades; a cómo entiende la música, equiparando el componer canciones a hacer literatura, y el papel tan importante que éstas juegan en nuestras vidas: “Nuestras canciones están vivas en el mundo de los vivos. Pero las canciones son distintas a la literatura. Están hechas para ser cantadas, no leídas. Las palabras de las obras de Shakespeare estaban para ser actuadas sobre el escenario, de la misma manera que las letras de las canciones están para ser cantadas, no leídas de un papel“.