ARENAL SOUND 2012 JUEVES: ¡Comienza la fiesta tras la dura espera!

metronomy

Por fin llega el jueves y es que la espera ha sido ardua y trabajada. Antes de empezar con temas musicales es de digna mención la escasa organización de los primeros días, preparada para 5000 personas y no para 50000 personas, con eternas colas para recoger acreditaciones y falta de hojas de reclamaciones. También mencionar la garra de los sounders que no se rindieron y supieron aguantar las inclemencias del sol burrianés. Después de todo, la cosa empezó a mejorar y llegaba la hora de la recompensa.

Llegan las 18:30, primer concierto del festival y en el escenario Legendario está todo listo para que empiece Zahara. El público no es muy abundante por el revulsivo del calor y la playa a estas horas pero los que están son incondicionales. Con su guitarra acústica y melena rubia al viento recita su folk y pop que se ha tornado a crudo y rockero tras su nuevo disco, Leñador y la Mujer América, arrastrando al que la dio a conocer, La fabulosa historia…, hacia esos lares. Directo contundente al que le faltó escenario y tiempo, dos anotaciones que no será la última vez que realice durante la reseña ya que el escenario Legendario o también conocido como “Fugaz” solo permitía disfrutar a los sounders de 45 minutos escasos de grandes artistas.

Si nos ha gustado lo que hemos visto ¿para qué movernos? Y así fue. Con Hola A Todo El Mundo continuaban las guitarras acústicas y el “buenrollismo”. Melenas y neofolk para llenar el recinto de felicidad y formar una gran familia. A Movement Between These Two, León Comunión y Hatem Prayer Team no faltaron y fueron coreadas y aplaudidas por todo el mundo a la caída del sol en un clima de máxima paz.

En este festival, al igual que el día es sinónimo de acústico, la noche quiere decir electrónica. Y llegó la noche. Para ir calentando motores Second estrenan el escenario Desperados a eso de las 21:00. El público empieza a llegar con las pilas cargadas y atuendos de lo más variopintos para hacer de este primer día memorable. Las luces se encienden y los murcianos hit a hit se van haciendo con el público. A partir de ahí todo es empezar. Pop para los oídos y para las caderas acompañado de la voz de ultratumba de Sean Frutos que se deja las cuerdas en el escenario y no da tregua para darle vía libre a Love Of Lesbian.

Una de las bandas esperadas del día del pop del Arenal llega a escena y no defrauda a sus seguidores. Empiezan a sonar las primeras canciones y los más fanáticos que se posicionaron en las primeras filas no tienen problemas, pero los que aún se encuentran en la cola se desesperan y comienzan las carreras por el recinto al ritmo de los primeros riffs. No es el grupo favorito de un servidor pero no sería honesto diciendo que no tienen tirón. Los sounders fueron suyos de principio a fin. 1999, El Hambre Invisible, La Niña Inmantada y como no El club de fans de John Boy, nada nuevo ni sorprendente para ser cabezas de cartel.

Y tenemos que salir corriendo al escenario “Fugaz” o Legendario porque empiezan Mendetz. Siento ser pesado pero los catalanes merecían más, 45 minutos para esta banda arrolladora y con el discazo que es Silly Symphonies me parece ridículo y más aún si les cortan el sonido en Futuresex. Me los imagino cuando les informaron del tiempo que tenían: “¿45 minutos?, los vamos a reventar”, y así fué. Bombos y bajos potentísimos de esos que se te meten en el pecho y no puedes sacar, el dominio de las voces de Stefano y Jan y para finalizar esa colaboración de Najwa Nimri para Phantoteque. El casio punk de salas ha dejado paso al dance de grandes escenarios y ellos lo saben.

Para finalizar el jueves quedaban los dos cabezas internacionales, Metronomy y Crystal Fighters. Los primeros dieron un recital de pop minimalista, tan minimalista se planteaba que aparecieron todos conjuntados con camisa blanca y pantalón beige. Para animar rápidamente al personal suena The Bay y a partir de ahí todo se convierte en una pista de baile. Cada nota por sencilla que fuera estuvo perfectamente ejecutada en todo momento, un concierto impecable que encaminaba la noche hacia la fiesta. Si ya parecía lleno el recinto, aún dio para más y es que todos los sounders esperaban la electrónica de Mimi y compañía. Tanto la esperaban que cuando sonó I Love London no había un alma con los pies en el suelo. Los londinenses no dieron tregua a excepción de las voces que perdieron volumen a lo largo del concierto.

Mientras los dormilones iban abandonando el recinto, los más ávidos de fiesta solo querían la Spanish Sauce Mafia de The Zombie Kids, que para muchos se convirtió en el himno del festival, ya que no dejo de escucharse por los campings durante el fin de semana.

  • yeeeeah

    Buena crónica!!

    solo una cosa, Zahara tocó 60 minutos, y eso de que el público no era tan abundante…. casi 5000 personas a las 18.30 de la tarde creo qeu está muy muy bien, de hecho en el resto de conciertos del festival a esa hora no tuvieron tanta afluencia de público.

    Muy guay Mendetz y Crystal Fighters, además de los ya fijisimos LOL.

    Hola, me llamo mimo, i love London, pum pum pum pum, fiestón.