Análisis del negocio de la música en 2014. Luces y sombras

DISCOS

Buenas noticias, pero no tanto. Sube la venta de discos en España y podríamos hacer una fiesta por ello, pero como analicemos a costa de qué son debidas esas mayores ventas, quizá nos echemos a llorar.

Y es que ha subido, nada más y nada menos que un 21,2%, y no sólo eso sino que es el primer incremento en ventas en los últimos 13 años. Los datos son suficientemente esclarecedores para al menos mostrar satisfacción y creer que los nuevos modelos de negocio empiezan a consolidarse.

Además, parece que se estabiliza el equilibrio del consumo en streaming (en sus distintas posibilidades) y el de la venta de formato físico.

El problema es que la coincidencia en la publicación de grandes “vendedores” pueden haber alterado el curso normal de la industria. Sólo con ver la falta de música indie o al menos no excesivamente comercial entre los 50 primeros puestos puede  certificar esta idea.

La victoria absoluta ha sido de Pablo Alborán, con más de 150.000 copias en tan solo un par de meses (sacó su disco en noviembre). Seguido por David Bisbal y El Barrio. En el cuarto puesto aparece lo primero un poco distinto, con Fito & Fitipaldis. Y para los que penséis que no es un “artista CrazyMinds“, nada más os digo los siguientes de la lista son Gemeliers, Malú y Melendi. Opinad vosotros mismos mejor.

Coldplay en el 17 y ACDC en el 19 son los siguientes “salvables”, pero es en los puestos 33 y el 34 donde están las avanzadillas de Vetusta Morla y Extremoduro.

Lo que sigue dominando ampliamente es la música en castellano, lo que puede que sea uno de los motivos para no ver música de más calidad hecha fuera de España.

Y eso es todo lo que se puede sacar de lo que vende o no en este país. Es cierto que si miramos las listas, semana a semana, hay algún momento en el que se puede ver otro tipo de grupos. Hace poco teníamos la gran noticia de ver a Toundra en el segundo puesto y en la misma semana a Bjork (56) e incluso Silvia Pérez Cruz (69) entre los 75 primeros, pero claro, son migajas que lo mismo que aparecen, desaparecen.

Para cuando una lista en la que coincidan lo mejor del año con lo más vendido…