Amazon se nacionaliza española

Todo el mundo sabía que la llegada de Amazon a España era una cuestión de tiempo, pero 16 años esperando al gigante de las ventas online se antojan muchos. A través de El Pais.com, hemos podido saber que, finalmente, la célebre web será también española. El próximo 14 de Septiembre, Greg Greeley (vicepresidente de la división europea) hará oficial el lanzamiento de Amazon.es y el 15 estará ya plenamente operativa.

Por el momento, sólo figurarán disponibles productos físicos, puesto que el tema virtual está resultando algo más complejo de solventar. Tal es el entramado técnico de estos acuerdos que los empresarios del sector como Blanca Rosa de Roca Editorial tienen el acuerdo firmado desde julio pero no saben todavía la fecha concreta en que se pueda comenzar.

En cualquier caso, lo virtual se espera para finales de año de la mano del archivendido e-book Kindle y todo su catálogo de libros virtuales. La principal diferencia será que en España no nos saldrá más barato comprar un libro a través de la web dada la existencia de un precio fijo que se ha decidido continuar respetando. En Estados Unidos o Inglaterra, en cambio, sí que se le permite variar.

En cuanto al precio de los mismos, en contratos como el que está a punto de rubricar la editorial Libros del Asteroide, se estipula que el precio del libro digital ha de ser un 30% más económico que el físico, algo que, según su director Luis Solano, es “lógico porque el libro virtual te da menos que el físico”. La recomendación de Amazon es de tener unos precios que oscilen entre 9 y 11 euros.

Jeff Bezos fundó Cadabra.com en un garaje de Seattle hace ya más de 15 años, superando unos comienzos titubeantes debido al escaso margen que dejaban los gastos de distribución. Hoy en día, ya convertida en Amazon, es un coloso imparable abanderado por su gran creación, el Kindle. Tiempos inciertos se avecinan para los libros de toda la vida, el soporte virtual es ya algo más que una mera amenaza y llama a nuestra puerta con una fuerza que obligará a la industria editorial a replantearse sus estructuras y sentar nuevas bases. Al menos ya tiene la experiencia del sector musical, y eso debería servirles.