AIRSHIP – STUCK IN THIS OCEAN

Parece que el final del año nos acompaña con estrenos discográficos relevantes. Y es que a pesar de haber tenido un 2011, en mi opinión, poco destacable, aquí tenemos una de las contadas excepciones. Stuck in This Ocean, el debut de los mancunianos Airship puede ser la banda sonora perfecta para estos meses de frío y recogimiento. Melodías delicadas, baterías poderosas, riffs de guitarra intensos y sintetizadores majestuosos llenan once canciones excelentes. Y es que con productores de la categoría de Dan Austin (Doves, Morning Parade, Starsailor, Mansun) o Chris Urbanowicz, guitarrista de Editors, era muy probable que nos encontrásemos ante uno de los mejores trabajos de 2011. Surgidos bajo el paraguas de la nueva escena musical de Manchester (Everything Everithing, Wu Lyk, The Answering Machine), Airship hacen de la oscuridad, la épica y la melancolía sus señas de identidad.

Numerosas referencias e influencias encontramos en sus canciones. Desde los territorios polares de Sigur Ros en Algebra o Gold Witches a la potencia de Placebo en Kids, uno de sus hits por antonomasia, pasando por coetáneos como The Boxer Rebellion en Organ o Foals en Test, Stuck in This Ocean no deja de ser uno más de esos discos de la nueva ola Post-Punk que han plagado este siglo XXI. Pero, sin temor a equivocarme, hay que hacer justicia diciendo que este se encuentra entre los mejores. Auténticas maravillas como This is Hell ya merecen de por sí, un hueco entre las mejores canciones de los últimos tiempos. A ello ayuda la voz de su cantante Elliot Williams, auténtico experto en ponernos los pelos de punta con sus registros y entonaciones.

Cerrando el álbum una auténtica joya, muy del estilo de cierres de trabajos referencia, como el Distance del The Back Room de Editors o Compliments del Silent Alarm de Bloc Party, llamada también Stuck in This Ocean. Con un increscendo lleno de ecos, sintetizadores y armonías celestiales llegamos a un auténtico subidón de adrenalina con un punteo de guitarra excepcional y una energía arrebatadora muy en la línea de clásicos de la música contemporánea como Talking to a Brick Wall de The Cooper Temple Clause.

Sin dudarlo, mejor cierre no podría tener este disco y la inercia de escuchar el tema de nuevo es inevitable. Pero, afortunadamente para un servidor lo mismo sucede al volver de nuevo al inicio. Esta banda no es que prometa, es que ya es una realidad y esperamos que tengan la repercusión que merecen. Si no, no pasa nada, aquí estaremos unos cuantos orgullosos de decir que nos encanta Airship.

PUNTUACIÓN CRAZYMINDS: 7.5/10

  • Pingback: MORNING PARADE – MORNING PARADE | CrazyMinds. Música indie.()