Acusan al dueño de Coachella de financiar grupos anti LGBT

Si hace unos días el Festival Coachella era noticia por su pedazo de cartel, en esta ocasión la noticia en torno a este festival es bastante más turbia, y hace que los que siempre soñamos con poder ir nos alegremos de no haber gastado nuestro dinero en un festival gestionado por un personaje que parece padecer cierta homofobia (siendo bastante educados al decirlo, porque vamos), al menos según afirma el Washington Post.

Como es sabido, en 2001, el festival Coachella fue adquirido por Anschutz Entertainment Group (AEG Live), la compañía del empresario Philip Anschutz. El Washington Post reveló que entre 2010 y 2013 la fundación Anschutz financió activamente causas conservadoras como Alliance Defending Freedom, Family Research Council y National Christian Foundation. Tres grupos conocidos por ejercer presión y hacer campaña contra los derechos LGTB. De hecho, muchas de las políticas enumeradas en la web del Family Research Council han sido consideradas como anti-homosexuales, anti-transgénero y anti-aborto. ¿Cómo os quedáis?

Este informe, cómo no, ha sido definido por Aschultz como “noticias falsas y basura”. En unas declaraciones aseguraba: “Ni yo ni mis empresas apoyamos a ninguna organización con el objetivo de estar financiando iniciativas que atenten contra las personas LGTB”, continuaba, “y cuando tenemos noticia de que está ocurriendo algo así, hacemos que las donaciones a esos grupos cesen de forma inmediata”.

Pero Pitchfork ahora informa que esas donaciones no sólo tuvieron lugar entre el 2010 y el 2013, sino que Anschutz aún en el año 2015 seguía haciendo donaciones a estos grupos. Y es que una declaración de impuestos muestra que la fundación donó 75.000$ a Alliance Defending Freedom y 15.000$ a la National Christian Foundation en noviembre de ese año.

Cole Finegan, abogada de la firma de abogados que representa a AEG, dijo a Pitchfork que dichas contribuciones se detuvieron después del 2015. “Una vez que se nos explicó que había un problema, se detuvieron”, aseguró Finegan. En fin, nos ahorraremos los comentarios.

No sólo eso, ya que el Anschutz Entertainment Group también ha sido duramente criticado por financiar con más de un millón de dólares a candidatos republicanos, algunos de los cuales, como Charles y David Koch, niegan la existencia del cambio climático y se oponen a las regulaciones para luchar contra el mismo.

Desde que esta controvertida noticia ha salido a la luz, se ha formado un grupo pidiendo a los cabezas de cartel del Coachella, Beyoncé, Kendrick Lamar y Radiohead, donar lo ganado en el festival a grupos pro-LGTB.

Esta petición ya ha sido firmada por más de 6.000 personas, y si vosotros también estáis de acuerdo, podéis firmarla aquí.