A Mumford and Sons, el Grammy les hacía mucha falta.

Mumford and Sons esperan que el reciente Grammy de el espaldarazo a Babel, segundo álbum de la banda.

En ese aspecto los Mumford habían perdido un poco la fe en este trabajo, ya que no había sido bien recibido por la prensa y el público, y habían asumido que este “segundo hijo” no les había salido tan bien como el primero, el celebrado Sigh No More.

Como suele pasar, la buena acogida de su álbum de debut hizo que aumentaran las expectativas respecto a su continuación, y eso siempre es peligroso. De hecho, los segundos discos de la carrera de una banda son los que definen si es un grupo a seguir o un hype, una flor de un día.

Con el mencionado premio esperan llegar a escalar puestos en la Billboard, moral que según cuentan, les hacía mucha falta.