6 discos que no debes dejar de escuchar este domingo (23-10-2016)

musica-crazyminds-es

Que sí, que lo que apetece ya es empezar a coger la mantita, enrollarnos en el sofá y pegarnos una maratón infernal de series. Sí, también sabemos que la tercera temporada de Black Mirror es más tentadora que un pase VIP del Primavera Sound o del FIB, pero me dirás que no apetece también ponerse un buen disco y ver la lluvia caer mientras nos tomamos un té, sí como un personaje de una dramedia romántica. Pero es que esta semana han salido un buen puñado de discos que creemos que no debes dejar de escuchar este domingo.

Lazarus – Original Cast Recording

La muerte de Bowie a principios de este año ha sido un duro golpe del que muchos aún no nos hemos recuperado. De todos modos, el único consuelo que nos queda es seguir honrando su memoria y escuchando su música. No nos queda otra. Y la banda sonora del musical Lazarus, cuya música había producido el propio Bowie junto a Tony Visconti es una de esas formas de seguir admirando la majestuosidad de la obra, la vida y la muerte de Bowie. La grabación contiene las actuaciones de Michael C. Hall y Sophia Anne Caruso, entre otros y las versiones para el musical de temas de Blackstar y otros grandes clásicos de la trayectoria bowieniana.

 

Jagwar Ma – Every Now & Then

El segundo disco de los australianos suena a Madchester por los cuatro costados y eso, en estos tiempos nieztscheanos de eterno retorno y reciclaje continuo, no es para nada malo. ¿Porque acaso el sonido Madchester era malo? Y si se hace con la calidad de temas Say What You Feel, que suenan a 1990 por todas partes o esos ritmos vacilones de Give Me A Reason que suenan a rave de los Happy Mondays y a la Macarena, todo en uno. Y es que este disco es ideal para empezar la noche del sábado, así que ya sabes. Enchúfatelo y baila.

 

Crystal Fighters – Everything is My Family

El disco ideal para convertir un día de lluvia en uno soleado. Felicidad, buen rollo, buenas vibraciones o buena onda. Llámalo como quieras pero Crystal Fighters lo han vuelto a hacer. Este es, sin duda, su disco más todo, como ellos mismos dicen. Hay más psicodelia, más electrónica, más folk, más tropicalismo, más optimismo, más felicidad y más buen rollo que nunca. Y eso que parecía imposible tratándose de esta banda. Si con el de Jagwar Ma te decíamos que era ideal para la noche del sábado, este es ideal para llenar de luz y buen rollo cualquier momento del día.

 

Weyes Blood – Front Row Seat To Earth

El cuarto disco de Natalie Mering es, por decirlo claro, una maravilla. Kitsch, pero una maravilla. Su melancolía impostada y su timbre de voz que es una mezcla entre Joni Mitchell y Enya o Lorena Mackeenit y Karen Carpenter, elijan la fusión que quieran es perfecta para despejarnos del sopor dominical. Y, si ademas fuera está lloviendo, la concatenación de factores no puede dar un momento mejor para este disco. Su pretenciosidad instrumental contrasta con la perfección vocal de Mering y crean una perfecta atmósfera que nos lleva a unos 60-70 en que Engelbert Humperdinck, las lacas y los bigotones campaban a sus anchas.

 

Los Ganglios – Segunda Escucha

El nuevo trabajo de los extremeños afincados en el Hospi, vuelve a ser una oda al absurdo, como todos sus trabajos. Esta Segunda Escucha mezcla el imaginario de quotidiana delirante con bases de casio pt1 y, aunque para la grabación de este trabajo han contado con la participación a la batería acustica de Brandon Lewis y con Rodrigo Cuevas cantando en asturiano, la música porc no ha desaparecido de su manera de hacer las cosas. Hay menos punk que en discos anteriores, menos cumbia también, hay más techno bailongo, letras más elaboradas que hablan de amor (NO) y sobre todo ganas de reírse de todo y de todos, hasta de Extremoduro. Para acabar el finde con una sonrisas.

 

The Radio Dept – Running Out Of Love

6 años después de su último trabajo, vuelven los suecos siguiendo más o menos las directrices musicales de su propio estilo, aunque predominan más la bases electrónicas, con un sonido más madchester, y las guitarras no son tan shoegaze sino más c86. Además lanzan su disco más político que demuestran que Suecia no es el paraíso que la propaganda nos quiere hacer ver. Corrupción, malas decisiones políticas y un ambiente enrarecido es lo que podemos encontrar si escarbamos un poco debajo de la superficie del paradigma nórdico. Y The Radio Dept nos lo cuentan.