Listas CrazyMinds – Lo mejor de septiembre 2015

En esta lista con lo mejor de septiembre aún se adivinan las luces de ese verano que ya se nos ha ido mientras el otoño, el recogimiento y la melancolía asoman en los adelantos de artistas como Richard Hawley y Okkervil River. Al de Sheffield lo veremos en nuestro país en noviembre, aunque antes moveremos el esqueleto, combatiendo la astenia posvacacional, con el acid funk de !!! y el garage de los dublineses Girl Band, con los que inauguramos nuestra lista.

Girl Band estarán girando durante las dos primeras semanas de octubre en nuestro país, presentando su primer largo, Holding Hands with Jamie (Rough Trade, 2015), con el que a buen seguro revalidarán el éxito de su breve actuación en el Primavera Sound del 2014. Un maelstrom de ruido, energía y bravura de la que Pearls for Lunch es una estupenda muestra.

Pocos tuvieron la oportunidad de ver a Battles en el Hidden Stage del Primavera Sound. Unos pocos (pero pocos) más pudieron participar este verano en el rodaje del videoclip para FF Bada que la productura catalana Canada (la misma del glorioso Ice Cream) grabó a caballo entre Sitges y Barcelona. Ya que su gira no pasa por nuestro país, tendremos que conformarnos con repetir una y otra vez las pautas rítmicas obsesivas del primer single del La Di Da Di (Warp, 2015).

Los jóvenes Younghusband (valga la redundancia) dieron a conocer a principios de mes el segundo corte de Dissolver (ATP Recordings, 2015), relevo de su debut del 2013 que tan buen sabor de boca dejó cuando los vimos en nuestros escenarios el otoño pasado. Waverly Street suena a dulces melodías pop bañadas en armonías eléctricas, a noches de verano y a la despreocupación de la juventud.

Los canadienses Ought son harina de otro costal. En sus manos, el pop es un instrumento de literatura política, y la música, un vehículo para denunciar la asfixia de una sociedad convulsa, repleta de aristas, de contradicciones, de colisiones. Sun’s Coming Down, extraído de su segundo disco homónimo, (Constellation, 2015), que pudimos disfrutar también en el festival barcelonés, refina el sonido del debut y hienden con unos textos mordaces y afilados, como buenos herederos de The Fall pero con el carisma de los mejores Pulp.

El siguiente corte no es una “novedad” propiamente dicha, sino la reinvención para la pistas de baile del Queen of Peace de Florence + The Machine por parte del combo neoyorquino Hot Chip. ¿Quién nos iba a decir que la voz de Florence Welch podría tener tanto groove?

Cambiamos de tercio al intimismo más propio de esta época. El crooner de Sheffield, Richard Hawley, vuelve a echar mano de la toponimia de su ciudad natal en el recién estrenado Hollow Meadows (Parlophone, 2015). Nothing Like a Friend es una balada preñada de melancolía en la que la voz de Hawley brilla con la humildad de un poeta urbano que alcanza lo universal desde lo íntimo y local.

La versión del tema del poeta Tom House I’m in Love with Susan Smith formará parte del disco de covers y rarezas que acompañará a la edición conmemorativa del décimo aniversario de Black Sheep Boy (Jagjaguwar, 2005, 2015), de los texanos Okkervil River. Sin ser una novedad en sí, este corte de folk intimista rescatado de los baúles de la banda es una exquisita muestra de amor por la literatura norteamericana, delicado y emotivo.

Como delicado y emotivo, aunque desde otros parámetros, es El yeti, el nuevo sencillo de The New Raemon, corte que forma parte del reciente Oh, Rompehielos (BCore, 2015) y que abre también un EP homónimo que incluye otras dos canciones inéditas y versiones de amigos como Mishima, Love of Lesbian y Julio de la Rosa. Épica desgarrada y otra historia de corazones rotos que caen como las hojas de los olmos en el nuevo trabajo del músico, productor y siempre atareado Ramón Rodríguez (quien, nota al margen, está grabando y produciendo el segundo disco de Mourn).

Y es que así es la vida. Life Like This, que nos canta Kurt Vile en el primer adelanto de B’lieve I’m goin’ down… (Matador, 2015), un corte que apela a la tradición rock americana, con ecos de los grandes como Neil Young.

Quien parece haber descubierto una nueva vitalidad es Bradford Cox. Los singles del nuevo trabajo de Deerhunter, Fading Frontier (4AD, 2015), como este luminoso Breaker, nos revelan a un autor en proceso de reconciliarse consigo mismo. El poso amargo no desaparece de entre sus líneas, y quizá nunca lo haga, pero parece que Cox ha decidido poner rumbo a un lugar más luminoso, a medio camino entre sus inicios y el optimismo marca The Beach Boys, y también un afán de lucha y superación tras recuperarse del accidente de tráfico que lo postró hace ya casi un año.

Se esperaba con fruición el nuevo trabajo de los escoceses CHVRCHES, cuyo Clearest Blue ha sido acogido como agua de mayo (en septiembre). Una canción luminosa, estival si queremos llamarla así, que reafirma la vitalidad del retorno del synthpop ochentero entre el público más moderno. Eso sí, la prístina voz de Lauren Mayberry nos deja embelesados, tan celestial y vital que parece inhumana.

Llegamos al ecuador de la lista con, precisamente, un grupo que tiene la estación de las hojas en su nombre. El sucesor de Moriréis en Camboya (Subterfuge, 2013), el magnífico We Are Here / You Are Not (Subterfuge, 2015) cierra con este Todos están esperando, una concatenación de loops de guitarra de atmósfera inquietante, como la claustrofobia de un túnel kilométrico cuya luz se vislumbra muy al final, y que remiten al noise más clásico, con claros referentes a pioneros como The Jesus and Mary Chain.

La multiinstrumentista angelina Julia Holter nos regala Betsy on the Roof como adelanto de su cuarto larga duración, Have You In My Wilderness (Domino, 2015), una delicada pieza de aires jazzísticos y sabor añejo, de esas que remiten a noches solitarias y preñadas de nostalgia.

En esta santa casa adoramos a José González, ¿y cómo no quererlo? El sonido del bajo acústico abre Let It Carry You, segundo single de Vestige & Claws (Imperial, 2015), una línea que seduce e invita a perderse en los recovecos del folk cosmopolita que cultiva el de Göteborg. Una melodía engañosamente sencilla para una canción que se halla más cerca de esos amaneceres en los que se diluye la tristeza con la esperanza de un nuevo día que de la nostalgia propia del mes.

Los británicos Martha son una de esas bandas que aman, destilan y facturan pop sin complejos, agradable, sin sensiblerías innecesarias ni instrumentaciones almibaradas, otra de esas bandas que nos tienen arrebatado el corazón. To the Stars es el adelanto del split que Martha comparte con Radiator Hospital y que llevará a ambos grupos de gira conjunta por esos mundos de Cthulhu: de momento, al norte de los Pirineos, por desgracia.

En las antípodas tenemos la angustia vital del grupo de Stuart Staples, los también británicos Tindersticks, cuyo nuevo álbum, The Waiting Room (City Slang), tiene prevista su aparición en enero del próximo año. We Are Dreamers! exuda tensión por los cuatro costados, a la que Jehnny Beth (Savages) añade más leña a un fuego imposible de extinguir. Atentos, que los tendremos en Barcelona y Donostia el próximo mes de abril.

Atrás quedó la caótica carrera de Wavves; en media década, los californianos han pasado de ser unos broncas cautivos por su imagen de guerrilleros del lo-fi y que boicoteaban sus propias actuaciones a facturar enigmáticas piezas de orfebrería eléctrica que no desentonarían al lado de shoegazers “optimistas” tipo Veronica Falls o del surf rock de The Drums. Bueno, ya lo dicen en su estribillo: “It gets better”. Ah, sí, su quinto LP acaba de salir a través de Ghost Ramp y se titula, precisamente, V.

Nos produce una inmensa alegría el nuevo impulso de la carrera de Adrià Puntí. El año pasado, el que ha sido uno de los cantautores más originales, valientes y decisivos de la escena musical catalana firmó una gira en la que recuperó el pulso musical y el contacto con el público. Su nuevo álbum, que también lleva como título La clau que gira el taller (Satélite K), saldrá a la venta este mes de octubre, al mismo tiempo que el libro disco de edición limitada Enclusa i un cop de mall, que contiene material inédito y claves (según el propio artista) para interpretar el disco. 

Justo antes de cerrar el mes de septiembre aparecen dos adelantos de signo opuesto. Doing the Right Thing es el primer adelanto del regreso de Daughter, quizá el grupo revelación del pasado año que mejor acogida tuvo entre los aficionados. No se aparta de los parámetros del anterior If Your Leave (4AD, 2013), aunque la ambientación technoetérea parece mejor asentada en una producción recia.

Al mismo tiempo, el combo de Nic Offer, los impronunciables (e inclasificables) !!! se descuelgan con un desternillante corte post acid punk funk alucinógeno (y todos los adjetivos que se os ocurran y que tengan que ver con el baile y el desfase) que esperamos poder disfrutar en la pista este mes de octubre. Otra oda lisérgica-onírica de diversión, funky, sexo y viajes (Bilbao, Berlín, Tokio) mucho más decantado a los bajos más orgánicos del soul y de la Motown que de la producción de la factoría DFA.

También tenemos hueco para dos novedades nacionales que han visto la luz en las últimas semanas. Por una parte, el trío Gatomidi compartió su single The Fortunate Ones a mediados de septiembre, con el que presentaban su nuevo EP, y el cuarteto Yo, Estratosférico se daba a conocer, ante la publicación de su debut, con el single Un sendero de noche para mí no es un problema.

Cerramos esta lista otoñal no con una novedad, sino con un adiós. Standstill, la banda de Enric Montefusco, cerraba su gira de despedida en la sala Apolo como no podría ser de otra forma, con ese himno a la esperanza que queda, aun a pesar de los problemas, que es Adelante, Bonaparte. La emoción afloró en la piel y los ojos de banda y público mientras sonaban estos acordes por, quizá, última vez. Atrás quedan veinte años de historia que se forjó en la cantera de BCore y en la angustia del screamo y que jalonaron obras épicas e inconmensurables como Vivalaguerra (Buena Suerte, 2007), Adelante, BonaparteDentro de la luz Adiós y hasta siempre, Standstill.